Histórico
26 abril 2007Jose David López

Una de dos

La encrucijada de sabios en el banco en que se había convertido -por choques anteriores y morbos extradeportivos- la cita europea de Stamford Bridge, iba a tener una lectura muy significativa fuera cual fuera su resultado, imagen o posibles opciones finales. Estaba sentenciado que, o Mourinho tumbaba a Benítez con un esquema buscando el frente débil de Benítez, o el técnico español le volvía a enseñar el camino hacia la final al Blue. No existían posibilidades medias , la decisión iba a ser extrema al final del choque ganaran Reds o londinenses y, en este caso y sólo en el primer acto de esta batalla de dos asaltos, el luso eliminó cualquier reacción de su homónimo.

Y lo hizo desde un planteamiento maestro en eficacia pero simple en procedimiento porque se bastó de la contundencia de Drogba en ataque y la intensidad defensiva de los Carvalho-Terry, para dejar seco el intento Reds de matar a la contra y es que, si el Chelsea no ataca con muchos hombres, es evidente que la inoperancia del Liverpool se caería por su propio peso. Cierto es que lo del marfileño merece mención aparte porque desesperó a Agger en el primer gol y en 80 minutos más y tuvo tiempo, además, de caer una y otra vez a banda para sacar de sitio a Arbeloa (pobre partido) y a un Riise que, desde luego, desde mi apreciación personal, debe ser extremo y no lateral.

Benítez tenía miedo de la fuerza en mediocampo de los londinenses y quizás por ello apostó por Zenden en uno de esos cambios que casi nadie entiende pero que, en tantas ocasiones le han dado la razón. El holandés es más trabajador, pero a camino entre su banda y ayudar a Mascherano (que fue el peor del choque) o Xavi Alonso, estuvo perdido. El argentino, además, fue el ‘caramelo’ perfecto para que Mikel que ya no sabemos si se le debe considerar suplente o titular, sobresaliera.

Así, con el mediocampo perdido, a Benítez le surgió el momento Crouch, para rebasar una línea que tenía anulada y poder llegar con el gigante a provocar segundas jugadas. Sólo salió una que Cech desvió a disparo de Gerrard porque la zaga local, con Carvalho a la cabeza, le supo parar y sellar el destino del ‘sabio’ español que se quedó sin argumentos ni respuestas.

Aunque en lo táctico la derrota del Liverpool fue enorme, cierto es también que sólo se crearon cinco ocasiones serias y de peligro en todo el partido, con lo que el marcador está abierto. La primera fue el gol de Cole y las otras, dejando la de Gerrard, llevaron la factura de Reina que, gracias a sus intervenciones ante Lampard y Drogba, mantiene viva una esperanza que el mismo encarna en un Anfield que intentará vivir otra noche europea de las de antaño. Esperemos, eso sí, que Benítez tenga pizarra nueva.

Foto: AFP

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche