Histórico
11 abril 2007Jose David López

La ‘sangre’ que Fergie buscaba

Antes de nada, debo confesar que nunca he pensado en Alex Ferguson como un estratega, porque directamente creo que no lo es. El escocés apuesta por mantener la fiel filosofía del fútbol británico y más allá de algunos de sus jugadores, con mucha calidad y velocidad, el resto completan una plantilla muy británica (tres de cuatro equipos en semifinales) tanto en nacionalidades como en sus cualidades. Así, el técnico del United tuvo que decidir en cómo tapar las bajas de Scholes, Neville, Vidic y Saha (cuatro de sus pilares en la temporada) y adoptó la postura que antes cité, la más arraigada en las islas, la que apuesta por mayor ‘sangre’ y fuerza para tapar la mejor disposición de su rival que, además, tenía ventaja en la eliminatoria.


Era un choque en el que la Roma gozaba de mayor presencia organizativa con la entrada de Pizarro y que, seguramente, marcaría los tiempos con contragolpes o ritmo pausado según fuera conveniente y Fergie, o quizás Queiroz, pensó que la mejor manera de romper esa dinámica era con garra, potencia y mucho sacrificio, por lo que tiró de jugadores sobrados de esas cualidades, Fletcher y Smith a la cabeza. Ninguno de los dos es clave en el equipo e incluso se podría pensar que no tienen hueco en los Red Devils pero ante situaciones así, se desfondan por el bien del equipo y terminaron desquiciando a Pizarro y a la pareja de centrales Mexes-Chivu, que nunca pudieron sacar jugado el balón ante la presión agobiante de los dos rubios.


Evidentemente esa fue una de las claves porque, viendo los diez primeros minutos, parecía claro que el United iba a tener que cuidar muy mucho su portería pero, para acompañar a ese esfuerzo físico de Smith y Fletcher, nada mejor que verticalidad, velocidad y disparos lejanos (siempre acabando jugada). Con esos mimbres y la calidad indiscutible ya de jugadores expertos en estas ‘guisas’ como Cristiano Ronaldo, Rooney, Giggs (memorable el galés) e incluso un día grande para Carrick (dos goles y una infinidad de balones robados), culminaron una goleada a la que sólo le faltó el gol de Solskjaer (por habitual).


Apunto además el detalle en el banquillo del United, que lo formaban (Solskjaer, Kucszack, Richardson, Eagles, Cathcart y Fangzhou), lo que habla de lo ‘mermado’ del equipo que, además, venía de un duro golpe moral al caer en Portsmouth el sábado y ver como la Premier se abría a su costa.


Fue tal el ‘baño’ a los romanos, que ni siquiera Spalletti vio argumentos para trastocar un plan inicialmente, (todo hay que decirlo) impropio de el. Taddei se lesionó en el calentamiento y su lugar lo ocupó Vucinic, con lo que eso conlleva, ya que el montenegrino jugó de ‘nueve’ algo que pocas veces ha experimentado esta temporada el cuadro gialorrosso y que, desde luego, no salió bien. El técnico pudo haber seguido su esquema de llegadores si, en lugar de Taddei, hubiera optado por meter a Rosi, pero no se atrevió a dar entrada a un joven en un choque de tal calibre. Totti no lo olvidará.


Dejando de lado planteamientos o recitales, lo cierto es que en el fútbol actual es imposible ver algo parecido a lo que se reflejó en Old Trafford. Cero especulaciones, fútbol directo, ambición máxima y detalles que demuestran que el United es, sin duda, el equipo más abierto y que sigue viendo de ‘otra’ manera el fútbol tan resultadista que reina ahora, más aún en Europa. Pase lo que pase, la historia ya tiene excusa con este memorable (7-1), para recordar a un equipo que goleó en días donde los miedos al rival pesan más que los impulsos propios y que se permitió el lujo (para la hinchada) de mantener a Cristiano Ronaldo hasta el final pese a que el luso estaba amonestado de sanción. Un diez para Fergie, un diez para el United.


Foto: Yahoo

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche