Histórico
6 abril 2007Jose David López

El enésimo hundimiento

Una derrota inesperada en el Monumental ante Caracas (0-1) y un empate en Quito ante LDU (0-0), habían dejado a River Plate a un paso de la eliminación en primera ronda de la que es, sin lugar a dudas, la principal competición en la que estaban puestos los objetivos ‘millonarios’ para este nuevo y ambicioso proyecto de Passarella, la Libertadores. Así, la temprana crisis deportiva que azota al club se ha golpeado de lleno con el cuadro venezolano que le ha dejado fuera al derrotarle con justicia y convicción por 3-1 en una noche histórica para ambos bandos.

El ocho veces campeón venezolano, había dejado atrás los temores que le apuntaban como el rival más débil del grupo con las victorias ante River en BA y ante LDU como local. Esas victorias inesperadas, abrieron el camino de la esperanza pero, como si nadie quisiera que Caracas demostrara su valía, la Confederación sudamericana le inhabilitó el estadio (por no respetar el mínimo de espectadores) y tomó Cucutá como su sede, donde se llevó el mayor ‘palo’ cayendo ante Colo Colo con autoridad (0-4).

Por si fuera poco, sólo 24 horas antes de la visita clave de River, la Conmebol suspendió a cuatro de sus jugadores titulares (Luis Vera, Jorge Rojas, Edder Pérez e Iván Velásquez), por una polémica en el anterior partido. Con todo eso y conociendo las debilidades de River, los venezolanos poco menos que desarbolaron a los riverplatenses que, por segunda vez en su historia (hacía 14 años), quedan apeados de la competición estrella y, para mayor morbo, en ambas el DT era Daniel Passarella.

Como es lógico, en Nuñez necesitan respuestas y las primeras críticas han llegado sobre el propio técnico, que no ha podido contestar todavía a las grandes expectativas creadas en la pretemporada y que parece incapaz de levantar a un equipo en una crisis total en los últimos años. El capitán, Belluschi, es otro de los culpados por su mal momento de forma, algo que no ha podido negar y que se intenta explicar en dos aspectos: sobrecarga de partidos y el tener que sostener el brazalete de capitán que Pasarella le concedió.

Mauro Rosales, Ponzio o Rivas, levantaron grandes ilusiones en el inicio de campaña, porque con Belluschi, Ortega (sin sus problemas de alcohol), Farías, Zapata, Ferrari o el gran meta Carrizo, había motivos pero la realidad ha sido otra. El Apertura, que ahora mismo es su única lucha, se torna complicado porque San Lorenzo (donde triunfa el ex-River la ‘Gata’ Fernández), lo lidera con siete puntos y tres más que Boca, al que River se enfrenta en unas semanas. Vencer ese ‘clásico’ y no ceder demasiado será la única receta para reactivar a una afición que tiembla con su equipo hasta el final, entre otras cosas porque de sus cinco victorias en el campeonato, tres fueron sobre la hora.

No vale la excusa (real), de la mejoría del fútbol venezolano, tampoco la igualdad patente en toda Sudamérica (Cienciano golea a Boca o Internacional está a un paso de la eliminación), porque la inexpresión, la falta de carisma y alma de todo buen equipo argentino ha abandonado a este River, el mismo que tiene vendidos cerca del 70% de los derechos de sus actuales talentos y el que no logra resurgir tras sus pasados éxitos, aquellos que le recuerdan cada día lo grandes que fueron en Nuñez.


Toda la Copa Libertadores en Goal.com



Foto: Yahoo

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche