Histórico
25 marzo 2007Jose David López

De Almaty a Londres con parada en Podgorica

Dentro de una jornada internacional tan trascendental como soporífera, en la que apenas unas pinceladas de la brillante Portugal de los Cristiano, Quaresma o Moutinho, y la actitud de una Alemania crecida en su orgullo tras la mano de Klinsmann, lograron desatascar la pesadumbre generalizada, surgieron varios apuntes que, por su valor histórico, merecen un lugar de honor en el recuerdo de quien ha podido vivirlo.

Almaty, capital de la casi desconocida Kazajstán y ciudad reconocida por sus estupendas manzanas, se convirtió de manera sorprendente en punto informativo de la jornada al lograr la primera victoria desde que en 2002 se unió a la UEFA, ya que antes disputaba las eliminatorias asiáticas (Un empate sin goles en Bruselas era, hasta esta sábado, su recuerdo más agradable). Al otro lado, la Serbia de Clemente, que dejó escapar un gran número de ocasiones en la primera mitad y que terminó desesperada y con una derrota tan sonada como decisiva puesto que, con este 2-1, están obligados a vencer a Portugal.

En los Balcanes, (centro de divisiones de los últimos años), debutaba como nación independiente Montenegro. En Podgorica, en el estadio del Buducnost, los hombres de Zoran Filipovic lograron uno de los debuts soñados por toda la población dinámica, no por juego, pero si por empuje y sacrificio colectivo con premio final. En apenas 40 segundos, el delantero del Watford, Priskin, adelantaba a Hungría pero dos penas máximas dieron la vuelta al marcador y Vucinic-Burzanovic, se anotaron una victoria histórica (2-1) en el día en que sus vecinos y compañeros hace unos meses, salían ‘tocados’. Curiosa escena.

En un escenario con mayor lujo y de enorme trascendencia, Italia e Inglaterra (Sub 21), nos dejaron un apasionante partido (3-3) como inauguración del mítico Wembley en su nueva puesta a punto. El imponente estadio, que a buen seguro se ganara su reconocimiento histórico con el paso de los años, empezará siempre sus recuerdos con un nombre, Gianpaolo Pazzini.


El delantero de la Fiorentina, que soñaba esta semana con un gol en Londres, (siempre me ha encantado por su movilidad y definición), culminó a la perfección todo lo que le llegó. Un hat-trick, con un primer tanto en apenas 30 segundos, le corona por sí sólo ante un Wembley que, tal y como se esperaba, le despidió con una memorable ovación que nunca podrá olvidar y que le cataloga como el ‘Bambino de Wembley’.

Foto: Yahoo

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche