Histórico
7 febrero 2007Jose David López

La Dinamarca que nos espera

En un Londres más futbolero que nunca con tantas pasiones cosmopolitas cruzadas un mismo día, Dinamarca, que pasa por ser el principal rival de España en su titubeante caminar hacia la Eurocopa 2008, venció con autoridad a Australia (1-3), muy animada por los miles de aussies que habitan en la capital británica.
Dinamarca no juega al despiste, tiene un concepto muy claro y lo va a llevar hasta el final, por más que ello le suponga morir en el intento. Morten Olsen nunca ha querido jugadores demasiado estilistas y ha preferido el oficio y la velocidad para intentar llevar a los suyos a una cita europea, que tras no comparecer en el mundial de Alemania, sería un soplo de aire nuevo a una generación que, pese a que se renueva poco a poco, sigue necesitando de varios de sus componentes más carismáticos y con peso en el vestuario para dar lo mejor de sí.

En este selecto grupo están los ‘veteranos’ Poulsen y Tomasson, que a pesar de no ser excesivamente avanzados en edad, si tienen la batuta por sus experiencias pesadas, así se lo hace entender Morten Olsen cuando ambos, son el corazón y el gol de una selección con vocación ofensiva por naturaleza, pero con problemas defensivos que cualquier selección podría aprovechar, incluida España.

El carácter ofensivo les hace aprovechar al máximo sus extremos, donde tanto Rommedhal como Jorgensen toman prioridad máxima a la hora de arrancar por banda y buscar diagonales. Ninguno de los dos está en su mejor momento, por lo que, salvo sorpresa mayúscula como la de anoche, debería entrar al once Lovenkrands, con más gol que los dos anteriores. Al insistir en el juego con extremos, algo que desde aquí aplaudo porque es una tónica casi olvidada en el modelo actual, Olsen prácticamente olvida su mediocampo con lo que conjunta el oficio de Daniel Jensen y la sabiduría de Poulsen siempre en tareas defensivas, dejando algún resquicio a la libertad al jugador del Bremen, como el segundo tanto ante los aussies. Estas opciones de ataque deben ser culminadas casi de manera exclusiva por Tomasson, que intenta a su vez, reencontrarse en el Madrigal y que anoche saldó la noche con nota y dos goles. Y digo casi en solitario, porque el apartado goleador no tiene más nombres de cierto nombre, salvo Kahlenberg, que actúa como enganche pero al que le falta templanza.

En la zaga está, la principal debilidad de los escandinavos. Centrales corpulentos, pesados, de cierta experiencia europea pero muy lentos y con muchos problemas para sacar el balón jugado, más aún si, como debería hacer España, logra presionar a sus centrales ya sean Agger, Priske, Kroldrup o Gravgaard. Su juego aéreo es fantástico y lógicamente son potentes a balón parado, pero sus limitaciones por bajo se reflejan con claridad, como hizo Australia con numerosas ocasiones erradas pero que hicieron ver uno de los puntos negros de un combinado con mucha fuerza en el ‘bloque’.

Cierto es que Olsen no puede sorprender con su sistema, o al menos no debería, aunque si España no cierra los extremos y Tomasson tiene su noche, España y cualquiera pueden tener un mal recuerdo. Si se logra, en condiciones normales, la ‘Roja’ debería vencer por calidad, experiencia e individualidades.

Fotos: Yahoo


Video: You-Tube

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche