Histórico
20 febrero 2007Jose David López

Concluyó la espera, regresa la magia

Durante 72 largos días hemos deambulado por los escenarios europeos con las competiciones nacionales -Ligas o Copas-, hemos analizado uno por uno los duelos de los cruces de Champions para calmar tensiones en la espera y hasta hemos saciado nuestras energías en competiciones tan atractivas -aunque de menor valor mediático- como la UEFA. Ahora, el sufrimiento europeo regresa y lo hace por todo lo alto porque, en Europa, todo tiene un olor especial.

Real Madrid-Bayern Munich:

Aún recordarán algunos los duelos, demasiados, que ambos ‘gigantes’ han disputado en su larga y dilatada historia. Nadie puede pasar por alto aquél Bayern de mediados de los 70 con sus entorchados europeos tras dejar a los blancos por el camino (o al Atlético), por todo ello el clásico está servido, aunque esta vez, pasado por agua. Los dos llegan en el peor momento de los últimos años, al menos en cuanto a juego en relación con resultados y tienen, en Europa, su oportunidad de oro.

El Bayern tiene ganado los quince días que lleva Hitzfeld trabajando para este partido, porque a Magath se le fulminó justo antes del parón por las selecciones, mientras que los blancos, con idéntico problema, decidieron aguantar a Capello. El campeón alemán llega con todo un cúmulo de identidad, falto de creatividad, ideas alejadas de lo estricto y algo de frescura en la delantera, que antaño, era lo único que salvaba las desgracias ofensivas. Por eso, se me antoja determinante la actuación de Makaay, ya que doy por firmado que Hitzfeld hará lo que sea por no recibir un tanto e intentar explotar las contras.

Está tan mal Capello y sus dudas tácticas, que si el Madrid no se estrella impotente ante el ‘muro’ germano, será una alegría general y un asombro personal. A riesgo de quedar mal y guiado claramente por el corazón de un español más, quiero que venzan los blancos aunque la eliminatoria la veo más cuesta arriba de lo que parece, tanto, que el italiano puede salir fulminado esta misma noche -espero que me equivoque-.

Lille-Man.United:

Es la eliminatoria con mayor trampa de los octavos. Los Red Devils llegan en pleno aluvión de rumores sobre Cristiano, con las dudas de si Larsson seguirá hasta final de temporada y con un objetivo por encima de todos, la Premier. Nadie hace ascos a la mayor competición europea, claro está que Ferguson tampoco, pero sabe que empezar la era post Chelsea por buen camino obliga a desbancarle en las islas antes que en Europa, sino, que le pregunten al Liverpool.

El Lille no tiene ni historia ni plantilla ni tan siquiera nombre para meter miedo en lo general, aunque quienes le hayan visto a menudo, saben que pueden sorprender a cualquiera. Además, el pasado año, los galos dejaron en la cuneta a los ingleses en la fase de grupos. Entonces, los de Claude Puel vencieron en Saint Dennis (donde actuaba en choques europeos) por la mínima y llegaron a octavos gracias, entre otras cosas, a su fiabilidad defensiva. Si además tenemos en cuenta que han mejorado de cara a puerta -1 gol el pasado año, 8 en este-, nada será fácil para el doble campeón de Europa.

Apuesto por un empate aunque todo dependerá de la actitud que demuestre de inicio el United, al que le imagino contemporizador.

PSV-Arsenal

Las bajas con las que cuentan los dos equipos puede trastocar, a priori, la eliminatoria más ofensiva de este martes. Koeman no sabe si podrá contar con Farfán, lo que le haría perder muchas opciones, y además Afellay es baja segura. Para los estadísticos, decir que puede jugar el chino Xiang Sun en el lateral izquierdo, si lo hace, será el primer jugador del país oriental en jugar Champions League. Wenger, quizás más acostumbrado a las bajas de su plantilla, no tendrá a Eboué, Hoyte y Van Persie, por lo que trastocará la defensa.

Los dos se han quedado los últimos años a las puertas del éxito. El PSV eliminado -injustamente- hace dos años por el Milan en semifinales y los Gunners en la final de París ante el Barcelona. Creo que va a ser un cruce de mucho fútbol, quizás el que más, y aunque el Arsenal parece a priori el favorito, yo apuesto por el campeón holandés.

Celtic-Milan:

Cuando más de 60.000 personas están enloquecidas con el amor hacia sus colores y por fin les llega la oportunidad de poder sacar esa pasión al exterior, entre todos, pueden levantar montañas. Ese gran peldaño se llama octavos de final, una ronda a la que los escoceses nunca había llegado en este nuevo formato europeo y en la que, ante todo un clásico, pueden hacer historia. Strachan, que tiene a toda la parroquia cristiana a sus pies, sabe que cualquier detalle puede ser definitivo -el apunta a Nakamura- y que, como sea, deben salir con algo de ventaja del choque de esta noche.

Pero el Milan -en el centenario de Maldini- es todo un experto en estos guisos y tal y como se avecina la temporada, no pasar el corte ante los británicos sería el punto y final inmediato a un proyecto que tiene fecha de caducidad -Julio de 2007-. Como no está Ronaldo, Ancelotti duda si usar a Ambrosini para dotar de mayor físico al mediocampo o, por el contrario, arriesgar con la dupla Gilardino-Oliveira Para intentar sorprender desde la Ida. Sea como sea, en Glasgow pueden saltar chispas.

Fotos: Yahoo

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche