Histórico
10 enero 2007Jose David López

Siempre nos quedará…Brasil

En un día en el que un templo de primer nivel -Anfield-, se ha venido abajo entonando su famoso himno cuando el marcador mostraba un sobrecogedor 3-6 en contra y las mismas veinticuatro horas en las que un grupo de chavales -favoritos donde los haya- han sufrido lo indecible para salvar su cotización y garantías de éxito (2-1 en el Sub 20), todas las miradas se centran en un mismo lugar, Brasil.

Muy lejos de allí, en Liverpool, se citaban en revancha los Reds de Benítez ante el Arsenal que tras el repaso en la FA Cup, optaba por alinear a Cesc y Touré como columna vertebral pero dando entrada a su alrededor a multitud de caras menos conocidas, aunque no por ello sin calidad. El Liverpool quería, sobre todo por su afición, devolver cuanto antes la eliminación a los de Wenger, pero durante lo noche más loca en la historia de Anfield -o una de ellas- surgieron varios imprevistos. El primero de ellos estaba en la meta local, donde Dudek, que ya venía criticado del pasado sábado, volvió a ejercer de centro de atención en lo negativo -con tres goles al menos en los que pudo hacer mucho más- y en lo positivo al atajar un penalti. Precisamente quien erró esa pena máxima fue la segunda resurrección no esperada de la noche, porque lo de Baptista fue algo tan inesperado como natural, no vamos a ignorar ahora las cualidades de un llegador nato que logró datos de ‘crack’ en Sevilla.

La ‘Bestia’ surgió de la nada y como algunos dicen, profanó el mito de Anfield, donde hasta el paso de los Gunners, nadie había sido capaz de salir con la cabeza tan alta. Julio, ayudado perfectamente por un Aliadiere – ver video- al que yo considero el jugador del partido por su movilidad y descaro -regaló asistencias al más puro estilo Jason Kidd- logró no sólo salir a hombros, sino con un balón lleno de ánimos bajo el brazo.

En el trasfondo de la noche, varias horas después y en un ambiente menos caldeado, Brasil seguía dando motivos de satisfacción a su hinchada. Esta vez, no fueron los lujos ni las apariciones estelares, sino la fuerza de un bloque que nunca pensó en guardar el empate y que, como campeón que se precie, arriesgó hasta lograr su premio sobre la hora y con un tanto obra, del propio empuje.

El que quizás fue mejor mediocentro destructor del Brasileirao, Lucas Leiva, iba a celebrar su 20 cumpleaños por todo lo alto. Tan sólo hizo falta que el balón cayera en Leandro Lima -que ya se salió ante Chile- para que surgiera un balón preciso entre la defensa peruana y Lucas lo definiera. Con eso, el partido se abrió y como está demostrando el campeonato hasta ahora, todos quieren no perder contra Brasil, pero cuando el marcador te pesa, las alegrías atacantes están firmadas. Sólo así Perú se creyó capaz y montó una perfecta combinación en el área, con sucesivos toques de Elías e Ismodes, para que el mediapunta de Sporting Cristal, retornara a la igualada.

Con la lección aprendida, Brasil adelantó líneas y pese a las ocasiones el gol no llegó hasta el descuento, y puede afirmarse, que sólo el empuje facilitó el mismo, porque el error en el despeje del defensor peruano en u tímido centro lateral, -le pasó por debajo de las piernas- dejó el gol a Lucas, de nuevo llegando desde atrás. El mediocentro, con dos goles, ya demuestra por sí sólo la vocación ofensiva de un equipo que lleva seis goles y cuatro de ellos lo han anotado dos volantes.

Así pues, ya sea en Inglaterra haciendo estallar una bomba histórica en Anfield o en Paraguay sufriendo por un honor que mantener, siempre nos quedará un brasileño.

El otro partido de la noche: Paraguay-Chile (1-0)

Fotos: Yahoo

Video: You Tube (explica perfectamente la buena pareja que anoche formaron Aliadiere y Baptista)

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche