Histórico
2 enero 2007Jose David López

Reclamos de un primero de enero

No es que este espacio que la red nos regala se haya convertido de repente en exclusiva sobre la Premier, pero como en el resto de Europa les tira más el dinero que el profesionalismo, la Premier nos reclama, con jornadas intensas y sorpresas de renombre, su máxima atención. Bien la merece.

Cierto es que vencer en St James Park no debería ser tarea complicada a priori para el líder más sólido de los últimos años, pero también es cierto que si aún queda algo para ilusionar a las Urracas, ésa idea sigue siendo la de la potencia de un ‘grande’. Así, y no sólo por el empuje de una afición que bien merece mejores tardes de fútbol, el Newcastle aprovechó, mejor que nunca, dos disparos inesperados para hacer doblar las rodillas a un United al que le faltó suerte y contundencia a partes iguales (2-2).

A los puntos mereció vencer el líder. Tuvo el partido en un balón sacado bajo palos de Solano o en un par de acciones milagrosas que Rooney erró -cosa que este año se está multiplicando-, tuvo que remontar a lo campeón con dos golazos de Scholes con sus típicas llegadas en segunda línea y además, lo tuvo que hacer sin Saha, lesionado al cuarto de hora -para dos semanas-, lo que mermó y mucho su pegada por falta de nueve puro.

Dos goles extraños, uno de Milner -tan irregular como siempre- sorprendiendo con tremenda pegada y una réplica mucho más inocente del joven Edgar -su padre jugó con Pelé en Estados Unidos-, que tras pegar en Scholes, se envenenó, dejaron una lectura complicada para el United, que cede en un momento en el que podría haber dado una buena estocada a los Blues.

Dejando a un lado al líder, e incluso al magnífico Liverpool de la segunda mitad en la goleada (3-0) sobre el Bolton -pudieron ser más-, quiero centrarme en el Reading. Los de Steve Coppel me hicieron vivir un momento delicado este día de año nuevo, cuando mis familiares -en un debate futbolero en plena comida- se reían de que el Chelsea hubiera podido empatarles y que el Manchester apenas le ganara por un tanto. Para salir del acecho, nada mejor que mostrarles que en ese mismo momento, el Reading estaba endosando una ejemplar y correctiva goleada (6-0) a los Hammers del enloquecido Alan Cubirhsley.

Los del Madejski, fuertes como pocos equipos en su estadio, lograron un fútbol lleno de presión y motivación para ir a más, dejando en ridículo a los londinenses a base de empuje y decisión, algo que se logra con trabajo, mentalidad y mucho de ilusión, la que comparte toda la colonia del condado de Berkshire. A ellos y a todos vosotros, FELIZ AÑO 2007.

Premier: Jornada del lunes 1

Fotos: Yahoo

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche