Histórico
25 enero 2007Jose David López

Más de 40 años de ‘Mono’

Todos los aquí presentes tienen en la memoria, si la hacen pensar, algún guardameta que les haya llamado la atención no sólo por su intervenciones bajo palos, sino por su capacidad de unirse al espectáculo que es el fútbol más allá de las presiones. Paradas de quitarse la gorra, signos exclusivos, carácter extravagante y, sobre todo, ganas de llamar la atención a base de sacrificio y entrega al deporte más mediático del mundo. Sólo esto puede explicar que Navarro Montoya, siga siendo la atracción cuando es presentado por su nuevo equipo, Nueva Chicago.

Su ilusión por este deporte le ha hecho ser, ante todo, bastante profesional a pesar de sus incuestionables salidas de tono, porque sólo a base de cuidados se podría tener la elasticidad y las reflejos vivos a los casi 41 años (los cumplirá el próximo mes). Con estas cualidades y siendo un arquero querido como pocos en Argentina, el ‘Mono’ se ha unido al club de Mataderos hasta final de temporada. Esta llegada propiciará momentos para el recuerdo como su regreso a la ‘Bombonera’.

El arquero colombiano, nacionalizado argentino, debutó en Vélez hace ya 23 años y tras un breve paso por Santa Fé, regresó al fortín de Liniers donde, en una espectacular temporada, se ganó el pase a Boca Juniors, el club más grande en el que ha actuado y donde se le guarda un especial cariño. Allí vivió nueve largos años, logrando un Apertura, una Recopa Sudamericana y una Supercopa, y cuando hace un tiempo se rumoreó por su vuelta, el ‘Mono’ enloqueció: “Si se concreta, sería el hombre más feliz del mundo, porque Boca significa muchísimo para mí. Pasé nueve años maravillosos en el club”.

Pero quiso probar nuevas metas y emigró a España, donde pasó por equipos de nivel muy bajo como Extremadura, Mérida o, ya para terminar, Tenerife (curiosamente los tres equipos descendieron). En todos ellos mostró al público español un especial encanto y manera de sentir el fútbol como una fiesta, más allá de unos miedos que siempre ha admitido tener en cada partido: “Creo sinceramente que sin ese temor a fallar que tengo aún hoy, veinte años después, no podría jugar al fútbol.

Probó en Chile en Deportes Concepción, pero regresó a su querida Argentina para volver a ganarse su plata en Chacarita, Gimnasia la Plata e Independiente, hasta que probó otra nueva etapa en Brasil, en la meta del Paranaense.

Carismático como pocos pero rentable para muchos, tal y como demuestra su nombre incrustado entre los 20 mejores guardametas en 2005, Navarro ha vuelto a sus orígenes. Ahora, ya de regreso a Mataderos y a Argentina, el ‘Mono’ quiere pensar con tranquilidad y a base de paradas, su retirada, la cual aún ve en la distancia. Eso si, ilusión no le falta.

Fotos: Libres

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche