Histórico
9 enero 2007Jose David López

El reflejo dominante

Segunda escalada en el Sudamericano Sub 20 de Paraguay. Argentina, siempre una de las favoritas y actual campeona mundial, debutaba ante Ecuador con muchas dudas, algunas, creadas por las bajas de algunas de sus estrellas como Messi, Aguero, Zárate o Escudero, otras, por el menor tiempo de trabajo que han tenido los de Tocalli respecto a los demás, pero, pese a todo, siempre creyendo en sus posibilidades.

Enfrente estaba Ecuador, que viene desempeñando buenos papeles en los últimos años en lo que se refiere a categorías inferiores, pero que pese a todo, dista mucho del potencial que se supone de la albiceleste, a la que se le atragantó la culminación final.

Este dato no deja de ser un aporte dominante en las últimas etapas o generaciones de Argentina, que crea juego rápido, alegre, de mucho ritmo y con continuas llegadas por banda, pero que a la hora de culminar y definir un choque, ve como su pegada le debilita en numerosas ocasiones. No sólo fue el claro dominador del partido, sino que, por simple empuje, mereció sacar los tres puntos sin demasiados argumentos extra, pero Ecuador, siempre viva por el corto marcador que le ofrecía la nula puntería rival, supo jugarle a la contra.

Argentina tuvo la posesión al completo. La figura del choque fue el extremo ‘Maxi’ Morales, que sobre todo en la primera mitad, mantuvo enloquecido el choque junto a Sosa, cada uno abierto en su banda y muy liberados en defensa. Sus llegadas, constantes y hasta línea de fondo, dejaron multitud de ocasiones que se marcharon una por una al ‘limbo’, recordando la tónica que viene siendo habitual en Argentina. Ya no se fabrican 9 de área, sino jugadores con mucha calidad técnica, mucha velocidad y gran capacidad de llegada desde atrás, con muchas opciones de jugar de extremo, pero sin definición. Este teoría se ejemplifica sobre manera en River Plate, San Lorenzo, Racing, y demás equipos argentinos en horas bajas. Atrás quedaron los Kempes, Batistuta o incluso Crespo, ahora se prefieren completos, peor sin gol, o muy poco.

Así, y dejando marchar ocasiones, Ecuador no le perdió la cara al partido y a la contra avisó, tampoco demasiado, puesto que su principal referencia era no recibir goles. Pero, para justificar el dominio, una desafortunada y extraña jugada dejó un balón aéreo tras fallos en la zaga ecuatoriana, que el delantero de River Plate, Abán, acertó a empujar. El gol fue el mejor bálsamo para los de Iván Romero, que se fue a por el partido dando entrada a Arroyo y Ayovi, pero el primero revolucionó el choque hasta el final, permitiendo reactivar el ataque de la Tricolor y sellando, Rodríguez, una buena jugada colectiva.

Fazio, que está a punto de firmar por el Sevilla, estuvo bien atrás y mostrándose continuamente a balón parado dada su corpulencia. Cahais, en el que el Real Madrid tiene opción preferencial, también se mostró rocoso hasta la ‘desbandada’ final, pero la estrella, segunda del torneo aunque con menor suerte en relación al marcador, fue ‘Maxi’ Morales.

El de la Academia, bien merece nuestra atención, por su desborde y atrevimiento constante, típico del 10 argentino. Aunque por decreto, la decadencia del 9, siga dejándose goles en el olvido. Cosa de números.

El otro partido del grupo: Uruguay-Venezuela (0-1)

Fotos: Yahoo

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche