Histórico
14 diciembre 2006Jose David López

El libro abierto del ‘Cholo’

“Había que tener fe, creerse capaces de terminar así y trabajar por ello”, dijo Simeone entre gritos al final del choque. Hace algo más de un año, estaba centrado en terminar lo más dignamente su carrera con ‘La Academia’ de su Racing querido. La historia no le fue nada bien, el equipo estaba ‘tumbado’, negado y con todas las de la ley sufría en la zona baja mal que le pesara al que sufría en el césped primero, y en el banco después. Pese a ello, es tal el tirón y caché que ostenta, que no le tardaron en llegar ofertas. España le tentó, pero apareció la oferta ‘Pincharrata’.

Eduardo Abadie le ofreció todo lo que tenía. Un plantel con mucha disciplina, con una mezcla de juventud y veteranía por explotar, y buenas maneras expuestas en los campeonatos previos. El ‘Cholo’ se animó y cuando algunos lo tacharon de ‘perturbado’ al intentar levantar el vuelo días después de estrellarse, en La Plata se confiaba en sus servicios.

Tal y como el mismo ha dejado ver a lo largo de su dilatada experiencia, Simeone se bastó de un pundonor inagotable y de energías más allá de lo recordado, para escalar, pasito a pasito, cada uno de las trampas que le puso la vida. Arrancó en Vélez, marchó al Pisa italiano y, tocado por la varita que hoy utiliza Monchi en Sevilla, los andaluces lo catapultaron a la fama.

Así, a base de fuerza, orgullo y casta, Simeone ganó enteros y alabanzas por donde pasó. Tanto en el propio Pizjuán como más tarde en Milan, Roma o por supuesto, el Manzanares, el ‘Cholo’ es querido, adorado por simpatizantes y por enemigos. Nunca bajó los brazos, siempre buscó el último aliento y sacó impulsos de imposible para seguir escalando. Este miércoles, se coronó (sobremanera) en el estadio que le vio debutar, un José Amalfitani que terminó aplaudiéndole por completo y recordando que un día el ‘Cholo’ celebró por allí en años mozos.

El libro del ‘Cholo’ quedó abierto en su vestuario y, por lo visto, sus hombres lo entendieron sin rechistar. Fue como contar la vida del que tenían en el banco, un continuo e inagotable ejercicio de mentalidad y oficio para luchar hasta el final. De esta manera le descontaron a Boca un sin fin de puntos, creyendo, teniendo fe y voluntad de hierro. Pero más allá de lo pasado, la lucha final estaba hoy.

Golpeado con el tempranero gol de Palermo, y dolorido ante la incapacidad de una primera parte aciaga, el libro se abrió en el descanso y salió al flote del ‘Pincha’ que terminó cortando las alas de Lavolpe (ha asegurado que dimite, aunque habrá que ver si se lo aceptan) con un tiro libre de Sosa y un cabezazo tras fallo defensivo de Pavoni. Remontada a pulso, con carácter y orgullo, como en el libro.

Simeone se mostró técnico en todo momento. Terminó el choque y soltaron nervios todos, pues había que retroceder 23 años para ver al ‘Picharratas’ campeón (en aquella ocasión ante Independiente). Pavoni y Sosa saltaban como locos, Verón recordaba que nunca se vieron campeones y ‘Caldera’ mostraba su felicidad pese a no haber sido de la partida. Entre todos, el ‘Cholo’ miraba impasible con actitud de hipertensión controlada y con lágrimas de vete usted a saber que recuerdo en su cabeza.

La noche será larga en La Plata, la mitad lo vivirá por todo lo alto y preparará los afiches, que mañana toca reirse de sus enemistades, y mejor momento que ahora no se recuerda. El ‘Pincha’ ríe y el ‘Lobo’, ve como incluso interfiriendo en la lucha (tras su partido más que arreglado ante Boca). El libro del ‘Cholo’ está más abierto que nunca.

PD: Ahora, se viene la final de la Sudamericana.

Fotos: Yahoo

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche