Histórico
2 noviembre 2006Jose David López

Firme reflejo de Wenger

Mentiría si dijera que lo de anoche en el Emirates londinense es lógico. No sería razonable por ningún factor ensañarse con alguien en específico dada las clamorosas ocasiones que tuvo el Arsenal para llevarse la victoria contra el campeón ruso.

Pero pese a todo, no deja de ser ya una constante la falta de pegada y de definición en los Gunners. Rosicky, Henry, Van Persie, Cesc, Hleb, todos tuvieron su opción, como casi en cada partido, pero se repitió la historia y el marcador no se movió. El Arsenal siempre ha sido un equipo de mediapuntas, de llegadores, de hombres de segunda línea con mucho gol, calidad individual, rapidez y sobre todo mucha verticalidad, pero nunca han tenido un nueve puro, porque ni Adebayor me lo parece dada su gran movilidad. Así es el Arsenal y así es Wenger, firme reflejo.

Esta misma campaña, equipos como el Middlesbrough, Aston Villa o Everton, han sacado ya valiosos empates en terreno londinense y siempre pudieron salir goleados. Se aliaron a una férrea defensa, bien armada atrás y tan sólo intentar las contras, por lo que el Arsenal, que se mueve como pez en el agua en espacios abiertos, se ve incapaz de poder entrar y sacude a sus rivales a base de disparos lejanos y jugadas a balón parado. El Madejski y Old Trafford fueron la excepción.

Esto no es nada nuevo, cuando Arséne Wenger llegó al banquillo Gunners (hace ya diez largos años), nadie lo conocía, pero rápidamente su aspecto de revolucionario salió a relucir. Quería mantener los galones, tenía una defensa lenta pero fuerte (Adams, Keown, Lee Dixon) a la que supo sacar sus últimas gotas de calidad y sobre todo convirtió su ataque en constantes galopadas de Overmars, Anelka o el gran Dennis Bergkamp. En el mediocampo, llamó a sus fieles franceses y trajo al mejor Petit y a Vieira como estiletes. Muy similar a lo que tiene actualmente.

Sus cambios se notaron rápidamente en los resultados y en los títulos. Pese a perder la Premier del 99 en la última jornada y caer en las finales de Copa y de UEFA (ante Galatasaray) respectivamente, llegar hasta esas cotas mostraban la mejora. En 2002 lograron el doblete y en 2004 repitieron liga, pero además a lo grande y tras no caer en toda la temporada, convirtiéndose así en el primer equipo que lograba tal hazaña.

Tras el partido ante el CSKA, Wenger decía claramente que era inexplicable, que podían haber ganado perfectamente 7-1 y que tan sólo necesitan llegar a la red.

Pero no hay duda, que pese a las debilidades y perfecciones del estilo de Wenger, los mejores años de los Gunners aún están por llegar. Sólo hace falta ver la media de edad de sus jugadores para darse cuenta de que el futuro pinta bien y que Wenger sigue siendo el maestro a la hora de reforzarse a base de juventud. La seguridad defensiva está asegurada hace tiempo con Lehman y la contundencia llegará algún día, o algo así debe pensar Arséne.

Fotos: Yahoo – Video: Youtube (muestra de la falta de pegada ante el CSKA)

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche