Histórico
9 octubre 2006Jose David López

El ‘Hampden Roar’ vuelve a rugir

Los más de 57.000 escoceses que abarrotaron el ‘atronador’ Hampden Park este sábado, bien sabían que el pasado, presente y futuro de la Tartan Army estaba en juego.

Llegaba Francia, líder del grupo y actual sub-campeona del mundo. Todas las pruebas y análisis previos, así como las esperanzas de sacar la cabeza del pozo se ponían a prueba ante un rival de calidad, un examen concluyente cuyo resultado ya sabréis.

Escocia, ha vivido una época absolutamente negada y no consigue clasificarse para ningún campeonato de primer orden desde Francia 98.

Pese a ser la selección más antigua de la historia junto a Inglaterra, el fútbol escocés nunca ha logrado méritos a nivel mundial, ni tan siquiera europeos, ya que ni en el ambiente internacional ni en el continental ha logrado pasar de la primera ronda en las 11 participaciones que se le recuerdan.

Hace algún tiempo, incluso salió a la palestra la idea de buscar la nacionalización de algunos jugadores que destacaban en la Scottish Premier League, y aunque la selección escocesa fue la primera en la historia en alinear en su combinado absoluto, a jugadores que no eran naturales del propio país (Renny-Tailyour y Kinnaird tienen ese histórico récord que data de 1873), la idea se quedó en rumor y nunca más se supo de ello.

Aunque las estadísticas no son muy alentadoras, en la década de los 70 y 80, los escoceses eran un fijo en los mundiales y algunos de sus jugadores disfrutaban de la fama de los mejores equipos ingleses, además de contribuir a la expansión de los equipos nacionales en competiciones europeas. Kenny Dalglish, Jimmy Johnstone, Denis Law o más recientemente Gary McAllister son algunos de los nombres propios de una selección que ha ido de mal en peor en los últimos años, quizás por su fanatismo a un estilo común arcaico y en desuso, al menos, para mantenerse en el primer nivel de competitividad.

Desde la época de Alex Ferguson allá por 1986, en lo que se recuerda como el último seleccionador que impuso algo de sentido común a su juego, hasta las últimas penurias de Berti Vogs (que salió incluso escupido por la grada) hace dos años, el fútbol escocés ha decaído mientras el resto ascendía en su progresión, hasta el punto de ver como Letonia, Bielorrusia o Lituania le subían las ‘faldas’.

Pero desde entonces, las cosas han cambiado y siguen el guión establecido, incluso superando objetivos. Así, la buena actuación de Escocia en el Europeo Sub 19, en el perdieron la final ante España, supuso un renovado y esperanzador estímulo para el país, que vive de forma apasionada el deporte rey.
Ahora, con la llegada de
Walter Smith (que triunfó en el Rangers), el cambio es ya evidente y aunque está claro que en un grupo con Italia y Francia la clasificación es casi imposible, a día de hoy nadie les puede quitar esa ilusión.

El combinado es aún bastante veterano, Alexander,Dailly, Pressley, Weir, todos pasan la treintena y otros pilares como McCulloch o Hartley, ya la rozan. Sólo el meta Craig Gordon, Caldwell y los ya conocidos McFadden y Darren Fletcher, aseguran la vida del equipo, que espera la consagración de varias de sus jóvenes promesas para ocupar plaza en la absoluta.

En ese camino están el central del Celtic Cuthbert, el incansable ‘pelirrojo’ Charlie Grant y sobre todo el goleador Steven Fletcher, que deben aumentar el nivel de los británicos en unos años, tras haber triunfado en el europeo sub 19 de este verano. Por ahora, todo lo que se logre será bienvenido y fruto del trabajo bien realizado, lo que asegura que el “Hampden roar” (rugido de la afición escocesa), seguirá sonando a favor de la “Tartan Army”. Aquí un breve ejemplo.

Fotos: Libres

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche