Histórico
18 septiembre 2006Jose David López

Por un momento de inspiración …

Espectacular el partido vivido en Old Trafford, el mejor del fin de semana europeo y el que mayores conclusiones y análisis permite difundir. El United llegaba líder, y con el gran valor que significa jugar en su estadio, donde el todopoderoso Arsenal de hace unas campañas perdió su prolongado récord de imbatibilidad, o donde el Chelsea de Mou patinó el pasado año, un seguro de vida para Ferguson.

Y por el inicio, todo el mundo pensaría que el guión sería el mismo, el United arrollador y el Arsenal incapaz de meterse en el choque, hasta que un pase sobre la carrera de Adebayor, se convirtió en un penalti (que no fue), y que Gilberto erró. Esto, evidentemente lastró a los Reds Devils y el partido se igualó.

En ese instante, las opciones llegaban casi por minuto y el gol se escapaba una y otra vez, parada de Lehman con la cara incluida. Todo igual hasta que el único que acertó fue Cesc, no porque anotara, pero sí por saber encontrar el hueco donde no lo había y regalarle a Adebayor un tanto importantísimo para el devenir de la Premier, más si cabe tras la insulsa victoria del Chelsea ante el Liverpool.

Personalmente, no creo que el United mereciera tal castigo e incluso creó más ocasiones que sólo la suerte negó, pero lo que sí es cierto, es que Wenger volvió a sacar lo mejor de los suyos en el escenario perfecto y en el día en que, de caer, se le marchaba todo. Así pues, la conclusión me lleva a pensar que los Gunners pueden llegar lejos en choques con necesidad imperiosa, es decir, eliminatorias y Champions, pero no en Premier, donde se atasca una y otra vez en ataque.

Como dice Martí, el Arsenal necesita un ‘nueve’ a toda costa, pero también es cierto, que si el United tuviera una mejor defensa, sería el favorito final, pero evitaría su alegría en ataque y eso (viendo el escaso espectáculo que otros ofrecen), no lo cambio por nada. ¿Lo cambiarían los gunners?

El enemigo llama a la puerta

Lo quieran o no, el Inter está en un momento complicadísimo. Vale que tiene una plantilla tremenda y cuenta con una ventaja espectacular de puntos fraguada por su limpieza en el escándalo que todos conocemos (lo cual aplaudo), pero es tal la irregularidad del equipo, que parece técnicamente imposible que el Milan o la Roma no le disputen el torneo de igual a igual en unas cuantas semanas. Lástima la sanción tan dura para la Fiorentina.

Mancini no ha encontrado el método, (en realidad nunca lo ha tenido claro) y sus jugadores no saben a que se juega. El sábado, ante la Samp, la historia fue incluso peor, porque sin Cambiasso, el centro del campo es pura destrucción (que lea esto Capello) y Vieira y Dacourt son incapaces de sacar con criterio el manejo del balón. El ex juventino además, muestra una antipatía peligrosa en ciertos momentos que saca a relucir aún más sus defectos y le pierde (ya se vio en Lisboa).

Así, y mientras Roma y Milan suman sin oposición y con muchísima facilidad, doy por sentado que ambos estarán frente a frente para lucharle el scudetto al Inter, que seguro, no habría querido tener que llevar la batuta del Calcio. El primer asalto es este miércoles, se enfrentan en el Olímpico romanos y neroazurros.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche