Histórico
2 julio 2006Jose David López

Día 23: Que grande eres Zizou


Es en días como el de ayer cuando el verdadero sentimiento mundialista aferra en aquellos que tenemos a este deporte en el pedestal de prioridades en la vida. Un día en el que dos auténticos equipazos caen contra dos nuevas filosofías, muy distintas ambas entre sí, una, basada en la grandeza de un jugador único que se marcha, la otra, con la puntilla de un joven mediático que puede salirte “rana” pero que hasta hoy no ha fallado a nadie.

Comienzo por el “mago” de la noche gala. No hay nada que se pueda igualar al juego que trasmite el gran Zizou. Zinedine es probablemente el mejor jugador que han visto en directo mis ojos. Más allá de la edad, de que las piernas no le responden como hace 4 años o de que la mente le está pidiendo un retiro, es una pena, pero que bien hace Zidane marchándose cuando aún está para dar alegrías.

Su juego ha unificado a la Francia de la primera fase, me explico. Doménech ha sabido lo que quería desde el primer día y los suyos lo han entendido a la perfección cuando se ha necesitado.

Siempre escuché veteranos, donde debíamos entonar la palabra experiencia, que tiene un grado enorme más si cabe en este mundial tan competitivo que se resuelve con un gol. Recuerdo que algunos la veíamos donde está antes de empezar el Mundial.

Porque el baño de Francia fue absoluto, ni Kaká, Ni Dinho, ni por supuesto Ronie, toda Brasil quedó bloqueada con el centro del campo galo, parece fácil pero cuesta un mundo tener esa facilidad para destruir el juego rival con derroche de energía y sobre todo la experiencia necesaria.

Por contra, claro está que la canarinha se despide por la puerta de atrás. Nunca se había dado tanta superioridad a ninguna selección como a los de Parreira, las metas eran claras, ganar o morir. Lloverán las críticas y con razón. No hay que reprochar nada de ayer, simplemente no pudieron desplegar su juego, ese que dicen bonito y que Francia se encargó de llamarlo “insulso”.

A España le reprochamos que nunca gana contra los grandes. Brasil no ha logrado ganar a la primera selección de renombre y de talla internacional a quién se enfrentó. ¿Le hubiera jugado nuestra España con tanta fiabilidad a los sudamericanos?, pregunta tonta desde luego.

Unas horas antes, el referente fue portugués. Me cercioro cada día de que Cristiano Ronaldo es un jugador con unas cualidades perfectas y una juventud para triunfar, pero al mismo tiempo sé que todo eso afecta a la “madurez”, la cual aún no está donde debe en su caso. Pero, ¿que queremos de un chico que tiene todo?, vale que mira al videomarcador para verse mientras juega, vale que hace gestos totalmente destinados a su carácter de mediático, pero nadie le puede reprochar nada.

Ayer, su penalti fue vital, era el último, el definitivo. En la previa, se aisló de sus compañeros, casi vio en solitario la tanda de penaltis, rezaba, miraba al cielo y acabó dedicando el gol del pase a su padre, fallecido durante esta temporada. Si este chico coloca algunos desajustes en su cabeza llegará lejos.

Casi lo mismos e podría decir de su compañero Wayne, que ayer mostró, una vez más, su peor lado, el de su carácter. Se marchó el sólo del choque en una acción aislada, dejando a Carvalho con un dolor de … y a su selección avocada a los penaltis, como ha reconocido Eriksson.
El resto estaba escrito, la igualdad fue máxima y Portugal no sabía como meterle mano a la defensa británica, pero el destino marcó el fin de un proyecto en las islas y la consolidación del de Scolari.

Beckham ha dejado la capitanía y Eriksson el cargo de seleccionador pensando en otro “reto”. Algo va a cambiar en Inglaterra, pero mientras disfrutemos que aún nos queda lo “gordo”.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche