Histórico
15 junio 2006Jose David López

Día 7: Rezos germanos para evitar a Ecuador

Ecuador se ha metido en la puja directa por ser la selección que más agrade en esta primera ronda. Lo hizo matando a Polonia con un ritmo lento pero efectivo en momentos clave y lo ha hecho esta tarde quitándose cualquier tensión de encima y sacando a relucir el mejor juego para doblegar y eliminar a una débil Costa Rica.

Valencia (ninguneado por el Villareal) bordeando y llegando hasta línea de fondo en banda derecha, Tenorio luchador y resolutivo en la delantera al igual que Delgado, el “boss” Hurtado, bregador Ulises de la Cruz y meritorio el momento del “spiderman” Kaviedes, un grupo muy compacto, con buena predisposición táctica y con un entrenador que bien ha demostrado lo que es hacer un buen juego con la solidez de un bloque, y no de nombres.

Todo eso, unido a la poca pegada de los “ticos”, desembocó en un auténtico repaso, de esos que hacen cruzar los dedos a los alemanes en vistas al choque que otorgará la primera o segunda posición del grupo A. Los anfitriones demostraron estar por debajo del nivel de los de Luís Suárez, desde luego en Alemania tienen razones para estar preocupados. Inglaterra y Suecia les esperan.

Aunque bien es cierto que tampoco son piropos los que los ingleses recibirán tras el penoso espectáculo ofrecido ante los colonos trinitenses. Ya se sabía que los de Benhakker se atrincherarían atrás, quizás no es la mejor manera de acudir a un Mundial, seguramente tenga varios o muchos detractores, pero los caribeños asumen su inferioridad y retan a que les ataques.

Intentan sacarte los nervios, buscan el fallo, las imprecisiones, viven de su portentoso físico pero hoy Beckham volvió a resultar clave. No es que el capitán hiciera el partido de su vida, más bien todo lo contrario como el conjunto en general. Muy pronto les entraron las prisas a los británicos, poca elaboración por no decir nada de nada, falta de movilidad, demasiados balones largos al “robot” Crouch y en definitiva, que hasta Rooney, con el polémico asunto de su lesión saltó al campo a romper la impresionante defensa caribeña. Esta, sólo hizo aguas a falta de 5 minutos y porque Bechkam repartió regalos a última hora a la cabeza de Peter Crouch.

El colono estuvo a punto de hacer historia, aunque con el juego mostrado, Inglaterra tiene polémica y dura para unos cuantos días. Sufrió muy mucho y eso en las islas no se verá como un simple lance de la competición.

Aunque si se trata de sufrir, hoy la palma se la lleva Suecia. No serán diez las ocasiones que los escandinavos habrán desperdiciado ante Paraguay, pero resulta cuanto menos curioso, que un combinado que siempre se venía caracterizando por su velocidad de juego, entradas por banda y demás, se pase 180 minutos, hoy y frente a Trinidad, lanzando balones al área en busca de las cabezas de Zlatan y Henrik, no hay defensa que no termine por saber tu exclusividad.

Parecía que de nuevo Suecia se marcharía de vacío. Volvió a sorprender la entrada de Allback como revulsivo, falló tres muy pero que muy claras, en lugar del ajaccied Rosenberg o el efectivo Elmander, que se sacó la jugada del gol final de Ljungberg cuando el partido y la clasificación vikinga ya agonizaban. Un gol que vale los octavos de final.

Hasta ese momento todo se le complicaba a los de Lagerback. Con un juego demasiado directo, muy físico, de mucha presión y contacto, los amarillos, que tenían nada menos que 65.000 almas en las gradas, no podían fallar ante una Paraguay que ha pasado con mucha pena por suelo germano, una de las decepciones, al menos por intención. Hoy salió a por el empate y justamente salió derrotada.

Si en estos dos grupos las cosas terminan como aparentan, Alemania-Suecia y Ecuador-Inglaterra serían los emparejamientos.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche