Histórico
2 junio 2006Jose David López

Abra-Mou y el proyecto… ¿perfecto?


Sólo un año tardó Abramovich en darse cuenta que un buen equipo se empieza por el hombre que lo maneje. No le gustó Ranieri y su fútbol chapado a la italiana, y se trajo al principal precursor de la “picaresca” en su grado máximo. Recientemente campeón de Europa con el Oporto, el bueno de Mourinho tardó poco en aceptar el dinero del magnate ruso, pero había mucho trabajo por delante.

Con ironía, humor negro, agresivo y arrogante en numerosas ocasiones, aunque siempre con la prensa, el portugués trastocaba el siempre reglamentario fútbol de las islas. Sus comentarios directos, conflictos con entrenadores rivales (Ferguson y Wenger) que le llevaron a tribunales, gestos con segundas intenciones, toda su persona en sí viene cambiando la Premier. Nunca se había visto aun jugador “portar” un papel en la mano con las indicaciones escritas por el mister, ni tampoco lo típico de perder tiempo en el banderín de corner, Lampard fue el primero. Mou dejó huella nada más pisar suelo londinense.

Un par de retoques desde atrás (Cech, Carvalho, Ferreira), fortalecer el mediocampo (Robben, Makelele) y rapidez arriba (Drogba) y sacar mayor rendimiento a Terry, Lampard o Cole, le valieron para ganar casi de “paseo” las dos últimas ligas después de 50 años de espera en Stamford Bridge. Un fútbol rápido, vertical y agresivo si se busca y se desea ganar, o muy pasivo, cansino y defensivo si ya se tiene la ventaja.

Un dominador nacional que confiaba en el “bloque”, en el “equipo” ante todas las cosas y en un imponente banquillo, todo a punta de talonario y siempre bajo la correctiva batuta del señor de la chaqueta gris (Mourinho), que siempre le acompaña.

La Champions cuenta pendiente

Inevitablemente, un equipo que está sacando su torneo liguero con bastantes facilidades mira otras metas mayores y de más envergadura continental, esa es sin duda alguna la Champions League.

La primera campaña con el luso en el banco, las cosas marchaban estupendamente, se machacó a los rivales (Bayern, Barcelona) hasta que topó con el Liverpool. Un conjunto de su misma índole que le hizo la vida imposible y acabó tirándolo en semifinales con un gol para el recuerdo de Luís García.
Esta pasada campaña la gran ventaja en la liga permitió centrarse como el que más en la Champions. Si bien es verdad que el nivel no era el mismo que en mejores momentos, el Chelsea continuaba su paso firme, pero el Barcelona le esperaba enfurecido en octavos y la aventura europea vio fin.

Con estos antecedentes en la mano, Mourinho y Abramovich habrán tomado medidas y las primeras están llegando en forma de experiencia y seguridad.

El “nuevo” Chelsea que se viene

Con el único fin de llevarse la Champions League se está creando el ya tercer proyecto de Mourinho. Es sin duda un cambio no sólo en el estilo de sus jugadores sino en el planteamiento.

Hasta ahora la fuerza residía en el “bloque” y en la fuerza como “equipo”, algo que será mucho más difícil de mantener tras la llegada de hombres tan consolidados como Ballack o Shevchenko, por no hablar de Roberto Carlos, al que Mourinho pide con desazón a sabiendas de que cuando pide algo…

Ballack aporta toda la experiencia y jerarquía posible en un equipo, algo que hoy hacía Lampard. Ambos tienen su mejor baza en la llegada, peor no podrán resultar tan decisivos como hasta ahora. Arriba el ucraniano quitará casi por completo del panorama a Drogba, porque casi nunca el técnico alinea dos puntas a la vez. No veo que lo intente ahora que tendrá más llegada desde segunda fila. Todo en el Chelsea puede cambiar y variar de lo que conocemos hasta ahora. Por no hablar del vestuario tan conflictivo que puede armarse con esa mezcla de géneros.

Los Cole, Duff, Robben, Essien,… tienen la alegría que mantiene el ser aún un valor de futuro, son hombres de otro nivel, no son supercracks por el único y simple dato de no ser tan mediáticos pero particularmente creo que justo eso era lo que hacía al Chelsea distinto. Los recién llegados se han curtido en mil partidos, han vivido momentos para todos los gustos, pero ya lo han ganado casi todo.

El rendimiento óptimo de todo esto se podrá dilucidar allá por junio de 2006. A día de hoy el riesgo a soñar o a caer lo tienen en Stamford Bridge.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche