Histórico
27 mayo 2006Jose David López

El poder de Roman

Más de una hora y media de reunión en los despachos de Milanello bien merecían un último esfuerzo, un empujón hacia lo inevitable que estaba a punto de confirmarse. Galliani con cara desangelada daba su versión con mucho lamento y es que una de sus debilidades le dejaba en la estocada. Andrei quiere abandonar San Siro y el Milán le dejará marchar, algo que es destacable puesto que conocemos mil y un debates de este tipo con distinto desenlace.

Aquel chico que deslumbró a toda Europa en la Champions ante el Real Madrid, en una noche en la que Rebrov y Andrei volvieron loco a los Hierro and company. El mismo que amargó de por vida la trayectoria de Vitor Bahía ante los pitos del Camp Nou. Ese pequeño y demoledor delantero de la escuela de Kiev que vació las arcas milanistas en 26 millones de euros, por otra parte ya bien saldados. El ucraniano quiere nuevos retos.

Según sus palabras “Me voy por razones familiares”, “No hay problema relacional ni es cuestión de dinero”, las incógnitas quedan abiertas. Porque no es Andrei un chico que hable en exceso ni tampoco que quiera crear una polémica por su marcha, que por otro lado dejará muy a su pesar.

Su triste despedida con un “Gracias Milan” tras siete largos años suena a poco para lo que simboliza este jugador, santo y seña rossonera de la época ya dorada de Ancellotti.
Ya se preveía, tanto que según se rumorea se le llegó a ofrecer una renovación hasta el 2011 muy al alza (el actual contrato termina en 2009) que le hizo dudar un día más pero la cabeza le indicó el camino hacia Londres.
Una Champions, que hubiera podido ser otra de no haber errado él mismo un penal ante el Liverpool, un Scudetto 2003-2004, capo canoneri en su primer año en el Calcio, es el máximo goleador en la historia de la Champions y además logró el Balón de oro en 2005. Un curriculum como para darse cuenta de lo que supone esta baja. Aún no se han barajado cifras pero no será inferior a los 45-50 millones y no será mayor por tema de edad.

Y ahora muy seguramente acompañe a Ballack como estandarte del nuevo proyecto Abramovich-Mourinho (me mojo diciendo que me parece un proyecto de veteranos) que está obligado a saldar cuentas en Europa y hará todo lo que esté en su mano, que es mucho hablando de los Blues. ¿Tanto poder tiene el magnate como para poder encandilar a quien desee?, pues a pesar de que Sheva y Roman son amigos es complicado hacerse a la idea de que el ucraniano abandone un club grande y campeón históricamente para comprometerse por uno que aún escribe sus primeras letras en mayúscula.
Desde un punto de vista más general la Premier League arrebata al Calcio uno de sus puntales tal y como hizo con la Bundeliga, ¿nos faltará alguno más?…

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche