Histórico
19 mayo 2006Jose David López

El “paraíso” de Moggi

Intenté por todos los medio no hablar sobre el “Caso Moggi“, porque soy partidario de que dentro del fútbol no deben existir este tipo de señores que hacen y deshacen a su antojo, por lo que no quería dar más interés o bombo a tan poco ejemplares individuos. No obstante la gravedad del asunto es ya irremediable y aunque se hagan oídos sordos es prácticamente imposible ignorar el que es ya el mayor escándalo deportivo de Europa.

Para todo aquél que no sepa de que va la trama sólo debe saber que Luciano Moggi, director general de la Juventus hasta hace unos días, estuvo “en su salsa” durante su mandato. El periódico deportivo La Gazzetta Dello Sport ha difundido numerosas declaraciones telefónicas suyas en las que ajustaba con los árbitros el signo del partido a su gusto e incluso con el vicepresidente de la comisión de arbitraje de la UEFA Pierluigi Pairetto.

Si a este lío mayúsculo le sumamos que la empresa de su hijo Alessandro, La GEA World, que controla los derechos de cientos de futbolistas del Calcio está acusada de competencia ilegal y amenazas nos damos cuenta de que Luciano Moggi era hasta hoy el hombre que dominaba por completo el fútbol italiano, que por otro lado siempre ha estado inmerso en la polémica por estos asuntos.
Dentro de esta farsa se han destapado numerosos enclaves y es que ya se sabe que cuando se indaga en la herida siempre se encuentra más de lo que se desea. Moggi, como era lógico dimitió de su cargo la pasada semana y ya está a disposición judicial.

Numerosas hipótesis encierran ahora la manera de solucionar el conflicto, los peores augurios para la afición juventina (que una vez más sufre los malos modales de sus directivos) hablan del descenso a la Serie B y de eliminar de las vitrinas los dos últimos títulos ligueros cosechados por la squadra de Turín.

Día tras día la bola se ha ido haciendo más y más grande. Así, en la previa de la última jornada, aún con el título por decidir, la federación italiana vetó a los colegiados Matteo Trefoloni, Paolo Dondarini, Paolo Bertini y Antonio Dattilo a los que se les vincula con las conversaciones de Moggi, a día de hoy ya se les han unido Rodomonti, De Santis, Gabrielle Messina, Racalbuto y Tagliavento además de todas aquellas personas encargadas de su designación.

Pero el asunto va más allá porque ayer se desveló, con pruebas claras, que Moggi pactaba con Marcelo Lippi, actual seleccionador italiano, los jugadores que debían asistir a cada partido de la selección azzurra. Algunas declaraciones como “Lippi debe atenerse a lo que yo digo”, tras la no convocatoria de un jugador elegido por Moggi o a palabras del propio Lippi sobre Del Piero, “No voy a llevarle porque si se le ocurre marcar dos goles siendo suplente en la Juventus le rompemos las pelotas a Capello” muestran la gravedad, lo pésimo, lo horrendo y lo estrambótico de una situación que supera todo lo visto y por haber en el mundo del fútbol en cuanto a corrupción se refiere.
Ahora Lippi puede dejar su cargo antes del Mundial, (una locura), por lo que ya se apunta el nombre de Giovanni Trapattoni.

Registros a las casas de jugadores juventinos como Cannavaro o Ibrahimovic, acusación de apuestas ilegales a Buffon, pruebas de favores entre equipos donde están involucrados Lazio, Udinese, Fiorentina, Messina y Siena y equipos de Serie B, manipulación de programas televisivos en favor de los gustos de Moggi, falsificación del balance del club juventino (Antonio Giraudo), posesión de drogas al ex-juventino Padovano,…
Moggi ya salió indemne de muchos otros percances con la justicia como unas declaraciones del ex presidente del Nápoles en las que se entendía que Moggi y el preparados juventino por aquél entonces hablaban a las claras con sus jugadores sobre si tenían todo bajo control para evitar las pruebas antidoping. La UEFA también le acusó de proporcionar dinero y prostitutas a los árbitros que pitaban en Turín durante la época de éste en el Torino, en su paseo por las directivas de Roma y Lazio también causó problemas.
E incluso cuando Maradona dio positivo por cocaína en el Nápoles de 1981 en parte se achacó a la figura de Moggi ya que tan sólo dos días antes de la noticia había dejado su puesto en el seno del club celeste.
En fin un cúmulo de injusticias, fraudes y escándalos que al Calcio le costará un mundo olvidar si es capaz de solucionarlo primero. Y es que personajes como este nos sobran en el fútbol y nunca esta de más dar un buen correctivo.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche