Histórico
1 enero 1970David De la Peña

Sporting Lisboa: El milagroso “Efecto Sá Pinto”

La madrugada del 27 de marzo de 2011 no presagiaba buenos augurios para el nuevo proyecto del Sporting Clube de Portugal. Eran las 5 de la mañana, y se anunciaba el resultado de unas elecciones que tuvieron la tercera mayor afluencia en la historia del club. El ganador, por un escaso margen de 360 votos, fue Godinho Lopes, y los adeptos de su opositor, Bruno Carvalho, que esperaron a las puertas del Jose Alvalade durante más de ocho horas para conocer la sentencia de las urnas, enfurecieron. Bruno Carvalho tenía el banquillo preparado para Marco Van Basten, y prometió un gasto de 50 millones de euros en el siguiente mercado veraniego. Horas antes las estimaciones daban como ganador el proyecto de Carvalho, y el resultado hizo que los hinchas invadieran la Praça Centenário, donde Lopes debía dar su discurso inicial.

El revuelo que provocó la sorpresa de última hora hizo que el vencido plantease una impugnación del resultado, que finalmente no prosperó, y Godinho Lopes comenzó a trabajar en un Sporting que debía reverdecer viejos laureles. 10 años sin ganar una liga son demasiados para un club que acumula 20 títulos en sus vitrinas. El elegido para el banquillo fue Domingos Paciência, que sorprendía a Portugal con su dirección en el Sporting de Braga. Un club en crecimiento desde la Eurocopa de 2004, pero que ni soñaba alcanzar cotas tan altas como la de acabar siendo, la pasada temporada, subcampeón de la UEFA Europa League, dejando en el camino a clubes de la entidad del Liverpool, Benfica o Dinamo de Kiev.

Parecía, por tanto, un proyecto sólido. Con un entrenador de éxito en el país, y con una serie de fichajes que hicieron soñar a la afición de los Leões. Schaars, Van Wolfswinkel, Capel, Rinaudo, Alberto Rodríguez, Onyewu… Futbolistas con los que el equipo debería empezar a equipararse a sus dos archirrivales: Oporto y Benfica. El Sporting empezó bien, pero una racha negativa que les alejó a 16 puntos de un por entonces líder Benfica, que hizo que Paciência fuese despedido tras salir derrotado en campo del Maritimo. Los fantasmas acechaban, y desde el club se decidió dar la responsabilidad a un ídolo de la afición: Ricardo Sá Pinto.

La comunión entre la hinchada y Sa Pinto no deja lugar a la duda. Conocido como “Ricardo corazón de león”, quizá resulte incluso más significativo el detalle que tuvo con él la “Juventude Leonina”, el grupo de aficionados más antiguo del Sporting, y también el más longevo en Portugal. El grupo fue fundado en 1976, y Sa Pinto jugó su despedida portando el dorsal 76. Además, en la grada del Alvalade, el grupo muestra una banda que dice “Grande Capitão” en su honor. Así pues, estableciendo un paralelismo, si en España hablamos del “efecto Simeone” tras su llegada al Atleti, perfectamente podríamos hablar del “efecto Sa Pinto”, refiriéndonos al Sporting. Lo cierto es que la distancia con el líder (ahora el Oporto) en la Liga Zon Sagres, sigue siendo muy grande (13 puntos), pero los éxitos logrados en la UEFA Europa League, así como en la Taça de Portugal (disputará la final el próximo 20 de mayo ante el Academica de Coimbra), hacen que el balance de su dirección sea sin duda positivo. El equipo es muy sólido, bastante duro, tiene carácter, y concede bastante poco. Sin duda esos serán sus principales argumentos para afrontar la crucial eliminatoria frente al Athletic Club.

En 4-4-1-1 y priorizando el repliegue. Así es como juega el Sporting de Sa Pinto. La portería es para Rui Patricio, canterano del equipo, siendo a sus 24 años uno de los grandes pilares del club. Internacional absoluto, la continuidad que está teniendo hacen presagiar que su evolución será la idónea. En defensa, las bajas del Mudo Rodríguez y Onyewu, que a priori debían ser los titulares, ha hecho asentarse a la pareja Xandao – Anderson Polga.  Polga, la experiencia, y Xandao, con un poderío en el juego aéreo que puede resultar clave en el enfrentamiento directo con Fernando Llorente. En los laterales, dos de los principales activos del equipo en el despliegue: Joao Pereira en la derecha, y Emiliano Insúa en la izquierda. El rigor del esquema y las continuas ayudas les ha beneficiado enormemente en fase defensiva, mientras que cuando se suman al ataque muestran todo su potencial. Dos buenos laterales, sin mucho bombo pero muy buenos futbolistas.

En medio campo, la pareja habitual (tras la lesión de larga duración de Rinaudo), estaba siendo Elias – Schaars. Pero el brasileño disputó Europa League con el Atlético de Madrid, así que Sa Pinto tiene  dos bajas importantes en ese puesto. Al lado de Schaars, (que es el futbolista más importante en esa parcela, equilibrado, inteligente tácticamente y con capacidad organizativa), se ubicará, probablemente, Daniel Carriço. Un central de base que ha jugado ya varios partidos como mediocentro, fuerte en los cruces, agresivo y cuya principal función es restar. Las bandas son para Izmailov y Capel. Teniendo en cuenta que la premisa es el sacrificio, se alinean con los mediocentros para formar una dura línea de 4. Son claves en el despliegue, Izmailov ofrece más recepciones interiores que Capel, por lo que el equipo es versátil en ese sentido: un jugador, como es el ruso, que juega bien por fuera pero que aporta por dentro, y un extremo, como es Capell, que estira al rival y ensancha el esquema.

La parcela ofensiva es para los dos hombres más determinantes del equipo. La mediapunta es para Mati Fernández. El rol que le da Sa Pinto busca potenciar todas sus virtudes. Liberado, con dos mediocentros que trabajan mucho por dentro y dos futbolistas de banda que hacen lo propio por fuera, liberándole bastante de tareas defensivas. Por tanto, su talento fluye en ese contexto, teniendo además muchas alternativas para el último pase. Por una parte, con los extremos, por otra, con una de sus piezas más cotizadas: su nueve, Ricky Van Wolfswinkel. Y es que el holandés, además de ser un buen rematador, interpreta de manera maravillosa el desmarque, y no deja de ofrecer opciones al pasador. Un delantero al que tener muy en cuenta, sin duda, a pesar de que sus cifras no estén siendo tan buenas como se esperaba.

La eliminatoria será dura para el Athletic. A todo el escenario presentado, hay que añadirle dos factores puntuales. El primero de ellos, que el Sporting llegará con más tiempo de descanso, puesto que no juega desde hace diez días, ya que este fin de semana la final de la Taça de la Liga (entre Benfica y Gil Vicente y que ganaron 2-1 las águilas) hizo que no se disputase jornada liguera. El otro factor es negativo, y es que Paulo Pereira Cristovao, vicepresidente del Sporting, ha decidido dimitir temporalmente ante la acusación de haber sobornado a un árbitro en los cuartos de final de la Taça de Portugal ante el Maritimo. Veremos como gestiona el Sporting todos y cada uno de los factores, aunque lo que es cierto, es que poco análisis previo vale cuando hablamos de una semifinal Europea. Los detalles deciden, y es que, estos partidos, son los que escriben la historia.

También te interesa: Sporting Lisboa: El león asustadizo

Síguenos también desde TwitterFacebook

Sporting Lisboa: El milagroso “Efecto Sá Pinto”, 3.7 out of 5 based on 3 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche