Histórico
1 enero 1970Daniel Cana

Real Madrid-Barcelona: No se vayan todavía, aún hay más

El hecho de que un Clásico que decide una Liga, además con victoria visitante, no sea el punto final de una temporada, habla mucho y bien de Real Madrid y FC Barcelona. Tras el desenlace doméstico, ambos afrontan la vuelta de unas semifinales europeas con el gigantesco reto que supondría compartir esos noventa minutos de Múnich el 19 de mayo.

El Madrid, capaz de batir el récord de goles de Toshack y aquel magnifico equipo de 1990 y, al tiempo, de estar cómodo y satisfecho con dos tercios de los minutos de juego sin balón en el Camp Nou, tendrá que cambiar el registro y asumir que el Bayern viene cargado de la misma medicina. A Robben, Ribery y Gómez les espera la posibilidad de ser anfitriones en el partido del año. Al Madrid, el siempre evocado sueño de su décimo título. Para Cristiano y Mourinho, una nueva oportunidad en un terreno que conocen. Mientras, el Barça afronta noventa minutos de paciencia ante un Chelsea al que debió derrotar en Londres pero que sobrevivió con el exceso teatral pero también futbolístico de Drogba al frente. Tras el mal partido del sábado, el regreso a la ortodoxia parece la mejor idea. A los tres títulos ya obtenidos este año se une la posibilidad de un doblete inédito en el palmarés del club: Champions League y Copa del Rey. No hay tiempo para la melancolía.

La posibilidad de que los dos gigantes se jueguen el trono continental a un partido en campo neutral convierte las ya de por sí sugerentes semifinales en un peaje al que sí podría ser calificado como un partido histórico. Dos maneras de entender el fútbol, dos estilos, dos personalidades en el banquillo y algunos de los mejores jugadores del planeta.

El Madrid ha alcanzado a su rival en competitividad y resultados, y algún día tendrá que decidirse por el juego. No debe conformarse. El Barcelona pretende alargar sus días de vino y rosas lo máximo posible. Su eterno rival se lo pone difícil y ya le gana títulos, pero de manera recíproca supone el mejor estímulo para no atisbar el final, la complacencia del éxito continuado. No será tan sencillo terminar con una época.

También te interesan: Los Nombres del Clásico o El Real Madrid paraliza al Barcelona (1-2)

Real Madrid-Barcelona: No se vayan todavía, aún hay más, 3.7 out of 5 based on 3 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche