Histórico
1 enero 1970Jose David López

Manchester United: Scholes, el ‘arcaico’ factor diferencial

Volvía de un consejo real, fue repentinamente atacado por una poderosa fiebre y apenas tuvo tiempo de completar su testamento antes de morir. Buen guerrero, leal a su pueblo y gran negociador en situaciones límite. Cuando el trono de Inglaterra necesitaba lealtad y hombres con ideas claras, su singular apariencia (decían que sus vestimentas eran novedosas para la época), delataba su carácter, el del primer pelirrojo con sangre real. Godofredo V de Anjou, el ‘hermoso’, fue el fundador de la Dinastía Plantagenet (previa a los Tudor), que acabaría reinando en suelo inglés con su hijo, Enrique I de Anjou. Pero nadie osa ocultar el protagonismo del pelirrojo, luchador incansable para hacer justicia con su hijo y precursor de unos genes que, en minoría, se extendieron a todo el país.

El gen vikingo con el que se relaciona a los de cabello anaranjado, cambió la historia de Inglaterra desde aquellos lejanos tiempos pero aún hoy, despiertan curiosidades, diversas versiones sobre su origen y pocas previsiones positivas para el futuro. Pero el recuerdo de Godofredo lleva instalado en los estadios ingleses exactamente 20 años. Dos largas décadas donde el guerrero, el encargado de potenciar las virtudes del resto, de frenar los impulsos rivales y de liderar en silencio una larga travesía en forma de proyecto deportivo, queda reflejada en la figura intachable de otro líder pelirrojo, el inigualable Paul Scholes.

No conoce otra tierra que no sea la de Manchester, en la que nació, se crió y disfrutó como niño. No conoce otro césped que el de Old Trafford, donde lleva toda la vida anclada a un sentimiento, a una forma de vida y a un calor que nunca le dio la espalda. Pero sobre todo, no pudo conocer una vida sin fútbol, el que pretende dejar tras la final de Wembley (donde por cierto, será el único jugador de la historia en haber sido expulsado allí). 36 años, varias campañas siendo una alternativa para partidos sin margen de error y un mediocentro multitarea perfectamente adaptado a los condicionantes que lo rodean. Listo, inteligente y sensato, nunca quiso ser un problema para el Manchester United y antes de cumplir los 30 años, dejó la selección inglesa para poder rendir durante más tiempo con la camiseta mancuniana.

Pero mucho más de lo esperado, pues Scholes ha marcado hasta un gol en su partido homenaje. Curioso si tenemos en cuenta que ahora sigue siendo determinante. Lo marcó el 5 de agosto ante el Cosmos el día que Old Trafford lo despedía con honores. “Retirarme no es una decisión que haya tomado a la ligera. Siento que es el momento de dejar de jugar. Haber formado parte del equipo que ha ganado la decimonovena Premier es un gran privilegio. Doy gracias eternas a Sir Alex, por ser tan grande y por abrirme siempre la puerta. Con él, el equipo ganará más títulos”. Palabras de un adiós, de una despedida con lágrimas que destrozaba el mediocampo del campeón inglés, obligado a una renovación que no convenció a Ferguson. El día de su salida rumbo al banquillo del equipo juvenil, el escocés aseguraba que iban a “echar de menos a un jugador tan grande, realmente increíble”.

225 días después, cansado de no encontrar soluciones a sus alarmantes necesidades de medular (lesiones de Fletcher, Anderson y cleverley ayudaron a ello), el pelirrojo regresó al césped nada menos que en un Derby de Manchester ante el City en FA Cup. La decisión de Sir Alex fue completamente acertada pero no era fácil de digerir para los analistas. Las notables pérdidas en la medular, hacían necesaria una reacción rápida y efectiva que de ninguna manera podría asegurarse con un fichaje en el mercado invernal. La opción sería costosa, posiblemente no bien meditada, necesitaría periodo de adaptación y acabaría debilitando la presencia a largo plazo de quienes estaban lesionados. Se habló de Javi García, de Rasmus Elm o de Kevin Strootman, pero con las divisas en la cartera, acabó confiando en quien más confiaba. Con Scholes de titular, el Manchester United únicamente ha perdido un partido y su puesta en escena cuando mayores problemas arrastraba el campeón inglés, supuso un punto de inflexión en la temporada pues otorgó liderazgo en una plantilla joven. Desde su llegada, las estadísticas hablan por sí solas. Ha dado 936 pases en 933 minutos (casi a uno por minuto). El United ha ganado el 67% de los partidos disputados sin Paul Scholes, pero nada menos que el 86% cuando el mediocentro de 37 primaveras y 17 campañas como Red Devils, está en el césped.

Un jugador multi-funciones al que Xavi Hernández calificó como “el espejo donde mirar” y el mismísmo Zidane definió como “el jugador más difícil” al que tuvo que enfrentarse. Experto, profesional incansable (dicen sus allegados que en el gimnasio de su casa trabaja una hora más al día antes de irse a dormir) e icono de lealtad por su dedicación al United y a sus seres queridos (se casó con la novia de toda su vida, tiene tres hijas y siempre se alejó de los estereotipos actuales de su profesión), Scholes escucha ahora como su vestuario le pide seguir una campaña más y como Inglaterra clama por su convocatoria a la selección inglesa de cara a la Eurocopa 2012. Hoy, tiene media Premier en juego en su enésimo (casi siempre es protagonista en estos duelos) Derby de Manchester.

También te interesa: El fin de la Premier Reserves League

Síguenos también desde TwitterFacebook

Manchester United: Scholes, el ‘arcaico’ factor diferencial, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche