Histórico
1 enero 1970Jose David López

Hannover : El exótico ataque afro-noruego

En verano, el sol nunca se pone. En invierno, la fantasiosa aurora boreal da brillo a un cielo totalmente oscuro. La brisa del Polo Norte acecha, es el punto más septentrional de Europa. Como tal, la naturaleza es virgen, centrada en glaciares y fiordos, puntos de máximo atractivo para un país, Noruega, ejemplar y pacífico en todas sus vertientes. El entorno no puede generar sino paz, tranquilidad y equilibrio cuerpo-mente. Un paraíso para disfrutar de la unión salvaje de la tierra y el mar, de la urbe al pueblo pesquero, de lo social a lo anónimo. Un escenario ideal para vacaciones relajantes, turismo de botas altas y fútbol escandinavo. El contexto, exótico a la par de accesible, que desde hace varios años supo leer y utilizar inteligentemente un Hannover tan astuto como veloz. Esas cualidades que, extrapoladas al fútbol, reflejan el potencial de su singular delantera afro-noruega.

El camino es conocido, la ruta analizada y los enclaves de interés ya quedaron detallados años atrás. Porque la estrategia de mercado del club de Baja Sajonia, hace tiempo que viró en busca de soluciones de ataque. No tenía referentes estelares, había fracasado con estrépito en inversiones teóricamente reputadas (Forssell, Hanke o Koné) y el gol se había convertido en su gran déficit y la sensible justificación a sus sufrimientos clasificatorios. Una notable renovación de recursos les abrió el mercado de la semi-desconocida Tippeligaen, el campeonato de mayor nivel de Noruega, vinculado últimamente a jóvenes africanos que buscan su primera puesta en escena occidental. Allí ojeó, probó y acertó, por lo que ha repetido tres años consecutivos hasta formar un ataque tan exótico como atrayente: Abdellaoue-Diouf-Konan.

La apuesta del Hannover para encontrar aportes ofensivos de calidad sin malgastar excesivos euros, la inició con el delantero marfileño Didier Ya Konan. Se había formado en el afamado ASEC Mimosas (con Zokora o Kolo Touré) e incluso se convirtió en máximo goleador de la Champions africana. Y cuando el Charlton inglés pretendía contratarlo tras pasar una prueba, un problema con su permiso de trabajo (habitual hándicap para muchos extranjeros) acabó facilitando su salto a Noruega. Una dinámica que, tras él, han seguido muchos africanos y que lo llevó al Rosenborg. Con el clásico equipo de Trondheim, Konan se convirtió en estrella impactante, destrozando defensas con su imparable velocidad y capacidad de desequilibrio a las contras. En dos temporadas y media acumuló 22 goles, cifras que sí parecieron aceptables para que el Hannover le hiciera hueco en el mercado invernal 09-10 por apenas 550.000 euros. En sus dos primeras temporadas ya había superado sus barreras con 23 goles y sobre todo, siendo un arma imparable el pasado curso. Ante la competencia, ha quedado como opción de revulsivo esta campaña, pero su velocidad es mortal.

La segunda apuesta afro-noruega es la de mayor trascendencia actual, ya que Mohammed Abdellaoue ha pasado de ser un delantero terciario, a la titularidad de la selección nórdica gracias a sus goles en Hannover (es nacido en Oslo aunque de familia marroquí). Cierto es que en el modestísimo Skeid (segunda división noruega) ya se había cansado de marcar goles y que cuando el Varelenga lo contrató para acabar siendo referente en el año del título copero, ‘Moa’ ya era internacional en categorías inferiores. Pero el poco más de 1 millón de euros que pagó hace año y medio el cuadro sajón, es ahora una minucia puesto que acumula ya 26 goles. Veloz por zancada para explotar las contras, referencia corpulenta en el área para explotar los balones colgados y, sobre todo, inteligencia en el remate gracias a su fuerza física. Un killer diferente hasta en su pie izquierdo, pues rompe redes en la Bundesliga con solo cuatro dedos.

La última contratación con signos afro-noruegos ha llegado este mercado invernal para dar mayor mordiente y alternativa a ese ataque: Mame Diouf. No llega directamente desde la Tippeligaen como sus nuevos compañeros, pero sí fue Noruega su trampolín particular de explosión cuando se adjudicó 40 goles en dos temporadas y media con el Molde. El radar del Manchester United lo atrapó aunque, como era evidente, nunca pudo hacerse hueco entre las estrellas de Old Trafford (incluso siendo cedido sin suerte el Blackburn). Sin ninguna alternativa para pelear su puesto, la llamada del Hannover hace unos meses fue determinante porque desde entonces, Diouf se ha rencontrado con aquella versión efectiva de antaño. Indiscutible desde que llegó al equipo de Mirko Slomka, lleva 8 goles en doce partidos y se ha ganado la titularidad por encima de sus antecesores.

Tres ejemplos de velocidad, potencia, dinamismo y máxima optimización de recursos en las contras. Un planteamiento que ha regenerado el concepto base del Hannover, pues en apenas tres años ha pasado a ser una alternativa casi asegurada para posiciones europeas en la Bundesliga. Un rol de animador siempre atractivo que busca seguir progresando a nivel continental gracias a su maquinaria comercial, con base en Sajonia pero línea directa con la Tippeligaen. Fiordos, costas rocosas y un relajante sol de medianoche, receta para el relax de todo buen goleador africano en Noruega.

También te interesa: El ‘Spanish Hannover’ de 2002 o Hannover y el caos ‘Post-Enke’

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Hannover : El exótico ataque afro-noruego, 2.0 out of 5 based on 1 rating

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche