Histórico
1 enero 1970Francisco Ortí

Gazélec Ajaccio: Cuando el tamaño importa

Napoleón Bonaparte no era ni muy alto, ni muy fuerte y, seguramente, tampoco era muy guapo, aunque esto va en cuestión de gustos. Más bien era todo lo contrario. Bajito, frágil, y con una grave enfermedad de estómago -de ahí que se le retratara siempre con la mano oculta bajo su casaca, supuestamente amortiguando el dolor. Sin embargo, consiguió dominar medio mundo, construyendo un imperio al que sólo pudo vencer su propia ambición. Su secreto no estaba en su tamaño, sino en su cerebro. Allí escondía un talento innato para la estrategia y todavía hoy se le recuerda como uno de los mayores genios militares de la historia.

Para Le Petit Caporal (el pequeño cabo) el tamaño, o la ausencia del mismo, no fue ningún problema. Todo lo contrario sucede con su ciudad natal, Ajaccio. O, mejor dicho, con uno de los equipos de la ciudad, el Gazélec Football Club Olympique Ajaccio. Popularmente conocido como Gazélec Ajaccio se ha convertido, con permiso del US Quevilly, en el equipo de moda en Francia gracias a su sorprendente trayectoria en la Coupe France, donde ha alcanzado las semifinales tras dejar en la estacada a el Montpellier. Para este humilde equipo de la National -tercer escalón del fútbol francés- vivir en Ajaccio ha secuestrado sus sueños de grandeza. El escaso tamaño de la ciudad corsa no le permitió crecer. Rehén de su propia ciudad.

El Gazélec Ajaccio comparte territorio con el AC Ajaccio, equipo dominador de la ciudad que milita en la Ligue 1. Los dos convivían en la capital de la isla de Córcega sin más problemas de los habituales entre dos equipos vecinos. El Ajaccio alternaba la primera con la segunda división gala, mientras que el Gazélec vivía a la sombra de su ‘hermano mayor’ sin molestar demasiado. La coexistencia fluía sin sobresaltos hasta que un día el Gazélec soñó con dar el salto y situarse a la misma altura que su poderoso vecino. En 1999, el por entonces presidente Robert Feliaciaggi decidió que era el momento de pensar a lo grande y construyó un equipo para ascender a la Ligue 2.

Ese verano llegaron al Gazélec jugadores contrastados para unirse a una plantilla ya consolidada -en la que se encontraba el ex jugador del Espanyol Pascal Olmeta- además de jóvenes talentos como Mickael Pagis, quien ha llegado a vestir posteriormente la camiseta del Olympique de Marsella. Era un equipo diseñado para lograr el ascenso y cumplió con el objetivo, ganando en la última jornada al US Créteil. El Gazélec se había ganado el derecho de competir entre los grandes en la Ligue 2, pero la Ligue de football professionel (LFP) le cerró las puertas, escudándose tras una norma que impedía que una ciudad de menos de 100.000 habitantes tuviera dos equipos profesionales en la misma categoría.

En aquel momento el AC Ajaccio se encontraba en Ligue 2 y los ‘escasos’ 64.000 habitantes de Ajaccio impedían que el Gazélec tuviera derecho a disfrutar de su merecido ascenso. Entonces el club comenzó un largo y tedioso litigio contra la LFP para recibir el premio que se había ganado sobre el terreno de juego. No hubo manera. Se encontró con la oposición total de la LFP e incluso de otros equipos como el Bastia, otro equipo de Córcega. Una vez tras otra se le tumbó cada recurso y el Gazélec se vio condenado a quedarse en National. Nunca se recuperó de aquello. El club se había hipotecado para lograr el ascenso y quedarse en National le ahogó económicamente. Las deudas le dejaron al borde del precipicio de la desaparición, pero gracias a la fuerte presión de los aficionados se mitigó el golpe y el equipo tan sólo descendió a CFA -la cuarta división francesa.

Más de una década después de aquello, el Gazélec vuelve a sonreír. Este martes (20.45 horas) se enfrenta al todopoderoso Olympique de Lyon en las semifinales de la Coupe de France. Con un veteranísimo Anthony Colinet, centrocampista de 36 años; un internacional absoluto por la Unión de las Comoras (la 188ª de las 208 selecciones FIFA) como Ibrahim Rachidi; y los cuñados Louis Poggi y Yohan Bocognano, el Gazélec Ajaccio sueña con continuar haciendo historia en la Coupe de France. Y para este sueño no importa el tamaño. Sólo dependen de sí mismos y de su ambición. Como Napoleón Bonaparte…

También te interesará: Quevilly, jugar por el placer de jugar

Síguenos también desde TwitterFacebook

Gazélec Ajaccio: Cuando el tamaño importa, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche