Histórico
1 enero 1970Jose David López

Barcelona: Guardiola, el adiós de la pelota

Bajo una sola premisa, firmó una de las carreras más deliciosas de la historia reciente del fútbol español. Y siguiendo esa línea inexorable, encadenó los mejores años de la historia del Barcelona. Acumuló éxitos, títulos, elogios y un buen números de records, pero siempre hermanado a la pelota, a la posesión, a la identidad con el elemento diferencial en sus pies y al único que le aseguraba poder jugar a lo que quería. Cuando esta receta encontró impedimentos serios, cuando la fidelidad a sus ideales ponían en peligro los resultados y cuando aquella fórmula preciosista-elitista dejó de ser sólida, ha considerado que es el momento del adiós. Por el camino, abanderó el sentimiento más hermoso en el que jamás se habían sumergido los culés. Dominadores del mundo, vinculados con las maravillas del planeta y ya protagonistas eternos entre los ‘elegidos’. Y todo, por esa premisa, la de la pelota.

En más de 300 partidos como entrenador del Barcelona, Pep Guardiola ha demostrado ser un avanzado a su época, un nexo de unión entre el pasado y el futuro y, sobre todo, un amante de la asociación y la creación de espacios. En todos ellos quiso proponer, apostar y asegurar el guión que más le beneficiaba, decorándolo con detalles de sus estrellas más reconocidas, engendrando sus propios fundamentos en los cuerpos enclenques de sus canteranos y alargando así sus teorías a un futuro que no estaría obligado a dominar desde el banquillo. Pero ese futuro es hoy, ese adiós es ahora (justo once años después de abandonar el club como jugador) y esa despedida casi programada, arrastra un mar de dudas que solventar. La primera, perfectamente maquinada y estudiada, apuesta por la continuidad con Tito Vilanova.

Unos buscaban algún ‘osado’ entrenador que asuma tal proyecto, otros insistían en que la continuidad con técnicos de la ‘casa’ debía ser inalterable y algunos ya empiezan a escribir sobre el caos Post-Guardiola. Sin embargo, desde que entró, la única idea intocable fue la pelota. Hoy, saldrá con ella en las manos y la entregará al barcelonismo con menos pelo y más arrugas que nunca, seguramente con lágrimas pero ante todo, con la clara idea de que esa premisa jamás debe abandonarse. Y el primer punto para que no pasara al olvido, ya está consumado con Tito Vilanova al frente.

Así, se construyó el proceso más envidiable y hermoso del Camp Nou. Su herencia al fútbol y al Barça es inagotable en el fondo y en la forma. Una línea que, probablemente, un día le hará regresar vestido de traje impecable para asaltar la presidencia apoyado por todo el barcelonismo. Cuestión de años, pero siempre, con la pelota en los pies. Sólo así, su adiós será un punto constructivo y no desquiciante.

También te interesa: FC Barcelona: Anñalisis de nobleza futbolística o FC Barcelona, el depredador amable

Síguenos también desde TwitterFacebook

Barcelona: Guardiola, el adiós de la pelota, 5.0 out of 5 based on 1 rating

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche