Histórico
1 enero 1970Francisco Ortí

Barcelona: 1078 días después del gol del Iniestazo

Una cadena de despropósitos puede desembocar en una obra de arte, un descubrimiento histórico o  un remedio salvador. Peter Murray se sometió a una tratamiento experimental para reducir su apetito mediante la introducción del electrodos en el cerebro, pero continuaba teniendo la misma hambre de siempre. “En una escala del 1 al 10, ¿cuánta hambre tienes?“, preguntaban durante una de las numerosas operaciones. “9,5“, respondía reiteradamente e inequivocamente. Su apetito no se veía afectado por el tratamiento de los electrodos, pero de repente dio una respuesta inesperada. “Continuo teniendo hambre, pero siento que tengo 20 años“, explicó. Peter Murray tenía 53 años. Su memoria se había estimulado de manera desproporcionada hasta recordar con todo lujo de detalle una escena enterrada en su cerebro. El experimento no había funcionado en el sentido adecuado, pero sentaba las bases para una nueva investigación para tratar a los enfermos de Alzheimer.

Un error fue el camino hacia el éxito. Lo mismo sucedió aquel inolvidable 6 de mayo del 2009 en Stamford Bridge. Una sucesión de errores se acabó convirtiendo en uno de los momentos más épicos de la historia del Barcelona y, posiblemente, en el momento clave en la detonación definitiva del Pep Team. De no ser por todos y cada uno de los episodios de esta concatenación de errores no se habría producido el histórico desenlace. Primero Daniel Alves, completamente solo y con mucho campo por delante, decidió lanzar un centro lejano huérfano de destino. Luego Samuel Eto’o intentó controlar el despeje llovido del cielo, pero su pie derecho escupió el balón lejos de él. El esférico le cayó a Messi, que no supo que hacer con él, y se lo dio a Andrés Iniesta. A partir de ahí la historia es la conocida por todos. Llegó el Iniestazo.

Gol en el minuto 92 y el Barcelona se clasificaría para la primera final de la Champions League de la era Guardiola e iniciaba una hegemonía que le ha llevado a ganar la mayoría de títulos por los que ha competido, dejando escapar únicamente una Copa del Europa y una Copa del Rey. El resto de títulos a acabaron en las vitrinas de la sala de trofeos del Camp Nou, y todos logrados tras esa sucesión de errores que se convirtió en el prefacio del éxito. “Ha sido el mejor momento de mi carrera. Me siento muy bien por haber podido hacer feliz a tanta gente“, comentó justo después del encuentro cuando todavía no sabía que el destino le tenía reservado otro Iniestazo, más épico todavía, bajo el cielo de Sudáfrica el 11 de julio del 2010, para convertir a España en la campeona del mundo.

Pero volviendo al ‘Iniestazo original’, Andrés Iniesta lo firmó en el momento en el que más dudaba de sí mismo. Enamoraba por su juego, pero se le criticaba por su falta de gol. Él mismo se pedía más. Se exigía más. “¿Míster, que puedo hacer para marcar más goles?“, le preguntó a Pep Guardiola esa misma temporada. “A mí no me mires“, le respondió su entrenador, quien durante su carrera como futbolista firmó unos registros goleadores muy pobres. Esa temporada Iniesta sólo marcó un gol en Champions League. Precisamente el que condujo al Barcelona a la final de Roma en la que se proclamaría campeón frente al Manchester United. Sólo un gol. No necesitó más.

1078 días después, Andrés Iniesta tendrá la oportunidad de regresar a la escena del crimen este miércoles (20h45) para disputar otras semifinales de la Champions League y de nuevo contra el Chelsea. Tres temporadas después de aquel histórico gol a los 92 minutos, el centrocampista manchego volverá a pisar Stamford Bridge para enfrentarse a unos Blues, que representan el último obstáculo hacia la final de la Liga de Campeones. Lógicamente, Iniesta es el objetivo de todas las miradas. Lógicamente, él le resta importancia. ”Es inevitable que se vuelva a hablar de esos momentos que vivimos. Es bonito recordar lo que pasó, lo que tuvimos la oportunidad. Fue un momento muy intenso para todos no sólo para mí. El mundo sigue. El tiempo pasa y ahora volvemos en otra situación. Lo que podamos vivir el miércoles no tendrá nada que vivir con aquello“, apuntó en la rueda de prensa previa al encuentro.

Ese minuto 92 se recordará como el momento en el que comenzó todo. El instante en el que el Barcelona de Guardiola empezó a instaurar una hegemonía en España y en Europa. Pero ese Iniestazo no habría llegado de no ser por la sucesión de despropósitos que llevaron el balón a la frontal del área de la portería de Petr Cech. Hasta el momento más épico puede tener un inicio impropio, pero conseguir que sea recordado para siempre. 1078 días después, el Iniestazo permanece escrito a fuego en la memoria de los aficionados barcelonistas. Es un recuerdo imborrable. No hace falta ninguna operación de reducción de apetito para recordarlo.

Síguenos también desde TwitterFacebook

Barcelona: 1078 días después del gol del Iniestazo, 3.7 out of 5 based on 3 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche