Histórico
1 enero 1970Jose David López

Aston Villa: Petrov y la fuerza marchita

Una producción anómala de un tipo celular del organismo, con una velocidad de crecimiento y división más allá de los límites, invade progresivamente el organismo. Esa proliferación descontrolada de células anómalas en la sangre, que se infiltran en la médula ósea e impiden la producción de células normales, se extienden por todo el cuerpo. Es lo que se conoce como leucemia, un cáncer que aunque es cierto que encuentra innumerables casos en la infancia, se oculta en el organismo para aparecer de repente. No avisa, vive de incógnito y los primeros síntomas son similares a los de otras enfermedades, cansancio, falta de apetito o fiebre intermitente. La falta de energías y capacidad para reaccionar físicamente, fue lo que desencadenó un caso en particular, el de Stiliyan Petrov.

“De repente mis fuerzas se esfumaron. No podía responder al principio de la segunda parte del partido”, explicaba este sábado el internacional búlgaro y capitán del Aston Villa. Una semana antes, en el partido ante el Arsenal, notó por vez primera la llamada de su sangre infectada, frenando sus impulsos, impidiendo su despliegue sempiterno y su fuerte personalidad. Le aconsejaron salir del césped, parar, poner solución inmediata pero como icono de un escudo que además estaba siendo derrotado, no pudo abandonar a su equipo y aguantó hasta el final. Un dolor de cabeza desencadenó una preocupante falta de carisma en sus movimientos hasta congelarlo definitivamente cuando este viernes, de repente, valoraba con su familia el final anticipado de su carrera. Un retiro que jamás habría imaginado en estas circunstancias.

“Pues así es la vida. Una semana atrás estábamos tomando café con amigos en Londres y ahora estamos hablando estas cosas espantosas. ¡Se acabó el fútbol! Ahora empiezo la batalla por mi vida y lucharé hasta el final”. El club acababa de anunciarle la enfermedad tras una semana de pruebas y exámenes donde el secretismo fue máximo, pues incluso los medios locales no tenían constancia real de lo sucedido. Atrás deja 219 partidos como ‘villano’ (573 en total si sumamos su estancia en el CSKA Sofía y sus ocho campañas en el Celtic de Glasgow) y 105 partidos internacionales con Bulgaria, donde es icono, capitán y seguramente el futbolista más completo desde la gloriosa generación de los 90. Tanto, que el médico de la selección, Mijail Iliev, al recibir la llamada del propio jugador para confirmarse las malas noticias, admitió “quedar consternado porque he visto crecer a Stiliyan y era incombustible e incansable”.

Villa Park se volcó el sábado con su líder, que desde el palco de honor, acompañado de su familia y con lágrimas en los ojos, recibió un apoyo manifiesto. Los jugadores llevaban camisetas con un mensaje cariñoso, “Stan” (como es conocido en el vestuario) y en el minuto 19, el número que lucía el búlgaro en su camiseta, los seguidores respondieron con una sonora ovación. El capitán, el mediocentro de mayor capacidad, recorrido, experiencia y calidad técnica, estaba en la grada, llorando en silencio, recogiendo fuerzas para superar una enfermedad que lo separó del fútbol pero no logrará sacarlo de nuestras retinas cada vez que Villa Park llegue al minuto 19. Celtic Park ya ha oficializado que en una semana, posiblemente con la fiesta del título de Liga, se homenajeará a Petrov. Cinco campeonatos ligueros, cuatro copas, dos copas de la Liga, una final de la extinta UEFA y decenas de reconocimientos en suelo británico y búlgaro, jamás podrán cuestionar que sus energías un día estuvieron al nivel de los mejores y en plena actividad.

“Con la ayuda de mi familia, mis compañeros de equipo, todos mis amigos en el fútbol, el Aston Villa y todos los hinchas, estoy seguro de que voy a superar esta enfermedad y estoy dispuesto a hacerlo”. Este mismo lunes, en Londres, empieza el tratamiento, siendo la quimioterapia el más habitual. Una lucha en la que no estará solo y en la que su fuerza, aquella que durante quince años desplegó inquebrantable por cualquier rincón futbolístico, dejará de estar marchita.

También te interesa: Old Firm: La eterna dualidad de Glasgow

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Aston Villa: Petrov y la fuerza marchita, 5.0 out of 5 based on 3 ratings

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche